Asana y la práctica de Yoga

yoga

Asana y la práctica de Yoga

“Mira mamá ya soy yogui!

Desde los 1800 con las enseñanzas de Swami Vivekananda, pasando por Pramahansa Yogananda con Autobiografía de un Yogi, Theos Bernard, B.K.S. Iyengar y hasta llegar hoy hasta ti y a mi, puedo decir con certeza que el mundo occidental está absolutamente enamorado de la práctica de yoga.

Y lo entiendo, en lo personal, desde el primer OM que me atreví a cantar hasta el día de hoy, puedo decir con certeza que el Yoga ha permeado en todas las capas de mi existencia. Cada práctica, cada respiración, cada lectura o conferencia me causan maripositas en el estómago como si fuera la primera vez que me conecto conmigo misma a través de esta hermosa práctica y filosofía. Después de cada práctica de asana me da este “yoga buzz” y me siento absolutamente relajada. Es adictivo.

Es muy emocionante la práctica en sus primeras etapas en las que te das cuenta de lo que puede lograr tu cuerpo con tan solo unos meses de práctica constante, lo bien que te sientes y bueno, toda la variedad de estilos, maestros y técnicas que te ofrece es como descubrir un mundo totalmente nuevo.

Mi maestra Sharon Gannon, co-creadora del método de Jivamukti Yoga dijo durante una entrevista que “No es coincidencia que la práctica de Yoga sea tan popular hoy en día, pues el mundo necesita más que nunca estas prácticas espirituales para alcanzar un mundo en el que todos los seres puedan vivir en paz, felices y libres”, y estoy de acuerdo con ella. Esta práctica tan perfecta es necesaria para llevar paz, amor y compasión a cuanta gente sea posible y me emociona ver que tanta gente está en el mismo tren que yo.

Sin embargo, es necesario plantear esta pregunta: ¿Verdaderamente practicamos Yoga?

¿Qués es yoga?

Primero lo primero, describamos qué es yoga. Muchas personas podrán describirlo como posturas, respiración, técnica de relajación e incluso como un ejercicio que los ayuda a liberar energía y relajarse. Otras personas con un poquito más de experiencia lo describirían como una filosofía de origen occidental- India, para ser específicos-, que engloba todo, que nos lleva a la iluminación; una ciencia que nos guía para alcanzar la iluminación. Mi maestra Sharon tiene una frase muy famosa que me encanta : “Tú no puedes hacer Yoga. Yoga es tu estado natural. Lo que sí puedes hacer son prácticas de yoga que pueden revelar tus resistencias a alcanzar tu estado natural”.

(Full disclosure: siempre he pensado que mi maestra es sabia.) En lo personal, estoy de acuerdo con todas esas descripciones sobre lo que es Yoga. Otro de mis grandes maestros, Rafa Cervantes, diría que “todo lo que busques, Yoga te lo da. Si quieres ser más espiritual, quieres hacer ejercicio, quieres relajarte… todo eso lo tienes con Yoga”.

La palabra yoga viene de la raíz en sánscrito yuj, que significa yugo. Ese yugo que junta a los bueyes en el trabajo de campo y que provoca que caminen, se muevan y existan en sintonía. Podríamos traducir yoga a “unión”. Unión de nosotros mismos con el todo; unión con lo divino; unión con nuestro verdadero ser.

Pero dejemos algo bien claro: Yoga no solo son posturas. En el mundo en el que vivimos, lo primero que asociamos con la práctica de Yoga es la práctica de asana, lo cual es entendible pues, le ponemos mucha atención a nuestro cuerpo físico y tendemos a identificarnos con éste de manera casi absoluta. Puedes ser un gran practicante o maestro de asana, incluso hay competencias de ello, pero no necesariamente eres un yogui.

La práctica de Yoga incluye mucho (MUCHO) más que las posturas o asanas. En el método de Ashtanga Yoga o “camino de ocho pasos para alcanzar la iluminación”, existen sin orden jerárquico: yama– restricciones de conducta hacia los demás-, niyama– restricciones de conducta hacia nosotros mismos-, pranayama– restricción del movimiento energético a través de la respiración-, asanam– posturas-, pratyahara- retracción de los sentidos-, dharana- concentración intermintente-, dhyana -meditación- y samadhi- liberación, éxtasis. Hay otro método de tres pasos que excluye a la práctica física: Tapas Svadhyaya Ishvara- pranidhanani: esfuerzo, estudio y devoción.

No solo las asanas hacen al yogui

He tenido la oportunidad de conocer y estudiar un poco de la filosofía de Yoga, desde los Yoga Sutras de Patanjali, el Bhagavad Gita y el Hatha Yoga Pradipika y algunos otros libros más actuales, y en ninguno menciona que solo las asanas hacen al yogui. Al contrario, nos enseñan, guían e invitan a desapegarnos del cuerpo y a empezar una práctica verdaderamente espiritual. Si bien las asanas son importantes, no son toda la práctica de yoga.

Gracias a mis maestros, he tenido la oportunidad de explorar todas las áreas de la práctica y verdaderamente los invito a ahondar y profundizar su práctica de Yoga desapegándonos de solo las posturas. Y puedo decir con convicción que el haber ido más allá de las posturas fue lo que me hizo enamorarme aún más de esta práctica y filosofía.

Tu razón por haber llegado a Yoga es valiosísima, y tu motivación por mantener tu práctica es enteramente personal y válida. Pero te invito a no quedarte en la superficie y explorar más sobre esta filosofía increíble.

Todo lo que tú quieras de Yoga, lo vas a obtener.

Te invito a enamorarte de esta práctica y a perder el miedo a enfrentarte a ti mismo/a.

Por Olga Barroso.