Cambia tu respiración – Cambia tu mente

Rainbow Yoga

Cambia tu respiración – Cambia tu mente

La respiración y la mente están conectadas

 Los niños mayores de nueve años tienen más conciencia de su respiración y pueden comenzar a practicar ejercicios de respiración yóguica que implican la manipulación de la respiración.

Hay una fuerte conexión entre nuestra respiración y nuestro estado mental. Mira a alguien que está deprimido: su respiración es muy superficial. Mira a alguien que está molesto o enojado, y encontrarás que su respiración está perturbado. ¡Mira a una persona feliz y verás que su respiración es profunda y regular!

Al cambiar nuestra respiración, podemos cambiar nuestro estado de ánimo / mente. La mente y la respiración están profundamente conectadas: cuando no prestamos atención, la respiración simplemente sucede. Es lo mismo con nuestros pensamientos; cuando no les prestamos atención, simplemente suceden. Pero cuando prestamos atención a la respiración, podemos decidir cuándo inhalar cuándo exhalar y cuándo contener la respiración. Lo mismo con la mente; cuando le prestamos atención, podemos dirigir nuestros pensamientos conscientemente.

Cómo cambiar tu respiración y tu estado mental

 Los siguientes ejercicios de Yoga son formas de cambiar / controlar conscientemente la respiración y hacer que nuestra mente sea estable, centrada y pacífica:

Aliento de las formas: Sentado uno frente al otro, un compañero guía al otro cómo respirar pidiéndoles que sigan los movimientos de la mano con la respiración. Cuando levanta su mano hacia arriba (lentamente), significa inhalar; cuando mueve su mano horizontalmente, significa que contiene la respiración; y cuando mueve su mano hacia abajo, significa exhalar.

El compañero principal puede dibujar un cuadrado imaginario con la mano, haciendo que su compañero inhale, contenga la respiración, exhale, contenga la respiración, etc. … de una manera rítmica. Si lo haces durante uno o dos minutos, te sentirás profundamente relajado. Prueba con diferentes formas, como líneas, triángulos, escaleras y círculos. Cambia los roles cuando esté listo.

El maestro o un alumno también pueden dirigir a todo el grupo en este ejercicio.

Contando la respiración – Siéntate alto y, mientras inhalas y exhalas, cuenta tu respiración. Es difícil contar en voz alta y respirar al mismo tiempo, así que cuente con los dedos o haz que el maestro cuente en voz alta para todos.

Puede practicar cualquiera de los siguientes ritmos de respiración o inventar nuevos:

  • Inhalar 5, exhalar 5 • Inhalar 4, exhalar 8 • Inhalar 4, contener la respiración para 4, exhalar 4

Aliento de buceo: Párate en un extremo de la habitación y respira profundo. Mantén el aire dentro y ‘sumérjete’ bajo el agua, camina y haz movimientos de natación con los brazos, contén la respiración hasta que llegues al otro lado de la habitación.

Aliento nasal alternativo: según el Yoga, este cambio entre las dos fosas nasales ayuda a mantener el equilibrio en nuestro cuerpo. Se considera que la fosa nasal derecha, conectada al hemisferio izquierdo del cerebro, transporta la energía del sol; la energía masculina. La fosa nasal izquierda, conectada al hemisferio derecho, aprovecha la energía lunar; la energía femenina.

Cuando respiramos a través de una única fosa nasal durante un tiempo prolongado, se crea un desequilibrio y comenzamos a sentirnos más nerviosos y enojados (si la fosa nasal derecha es dominante) o más ansiosos y temerosos (si la fosa nasal izquierda es dominante).

Si seguimos respirando a través de una sola fosa nasal durante mucho tiempo, este desequilibrio finalmente se manifiesta en nuestro cuerpo. Todos hemos tenido la experiencia de tener gripe, donde una fosa nasal permanece bloqueada sin importar cuántas veces nos sonamos la nariz o rociémos medicina. A pesar de que no hay bloqueo físico allí, hay uno enérgico.

Este ejercicio es como medicina preventiva porque ayuda a mantener un flujo regular y armonioso entre las dos fosas nasales.

Aprendí la siguiente técnica de una mujer llamada Marilyn Rossner, a quien conozco desde hace muchos años, y a menudo la uso en clases con niños con discapacidad, y también en casa con mis propios hijos. Este ejercicio se usa de forma modificada para ayudar a calmar a los estudiantes. Si un niño se siente enojado, le pediremos que bloquee su fosa nasal derecha y que respire solo durante uno o dos minutos. Si un niño se siente ansioso o deprimido, le pediremos que bloquee su fosa nasal izquierda y que respire solo por la fosa nasal derecha durante uno o dos minutos. ¡Esto funciona como magia! Lo he visto hacer maravillas muchas veces en los demás y en mí mismo.

Esto es para hacer el ejercicio completo:

  1. Siéntate alto y, usando tu pulgar derecho, bloquea tu fosa nasal derecha. Inhala lenta y profundamente a través de la nariz izquierda.
  2. Cierre ambas fosas nasales con los dedos pulgar e índice derecho y contén la respiración por unos pocos segundos o por el tiempo que sea cómodo.
  3. Abre tu fosa nasal derecha, manteniendo tu fosa nasal izquierda cerrada con tu dedo índice, y exhala lenta y completamente.
  4. Inhala lenta y profundamente a través de tu fosa nasal derecha.
  5. Cierra ambas fosas nasales y contén la respiración tanto como sea cómodo.
  6. Abre la fosa nasal izquierda, manteniendo cerrada la fosa nasal derecha con el pulgar y exhalando lentamente.
    Esta es una ronda. Practica 3-5 rondas. Si mantener la respiración es demasiado difícil para los niños, omite las etapas 2 y 5.

 

Y aquí hay un ejercicio más divertido para la conciencia de la respiración

Aliento Prana – Nuestra respiración está fundamentalmente conectada a nuestros cuerpos y nuestras mentes. ¡Los niños respiran y ni siquiera se dan cuenta de que lo están haciendo! Este ejercicio les ayuda a tomar conciencia de su aliento; que se mueve constantemente y que no hay dos momentos iguales. ‘Prana’ significa fuerza vital. No podemos vivir sin nuestra respiración, vivir es respirar y respirar es vivir.

Dale a los niños una hoja grande de papel y pídeles que se paren en los bordes. Dales dos marcadores, uno para cada mano. Inclinándote hacia delante, pídeles que apoyen suavemente las puntas de los marcadores en el papel. Ahora, con todo el mundo cerrando los ojos, usando solo la respiración para mover nuestros cuerpos, permita que los marcadores se muevan con la respiración. Ríndete y deja ir por completo, muévete con el flujo de cada respiración.

Experimento, ¿Puedes mover un marcador con la inhalación y el otro con la exhalación? También puedes usar este ejercicio como una meditación grupal. Dale a cada niño un marcador de color diferente y una hoja de papel. Párate en un círculo. Usando un cuenco,  deja que los niños respiren y dibujen durante un golpe al cuenco y luego que pase su pedazo de papel a la siguiente persona, repite esto hasta que el papel haya recorrido todo el círculo.

¿Puedes ver alguna imagen oculta en su hermoso arcoíris del Prana? Incluso puedes hacer que los alumnos firmen su creación.

¡Respira y disfruta!