Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar

Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar

Hoy 14 de Diciembre se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los maestros de yoga más grandes e inspiradores de los últimos tiempos.

Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar, conocido como BKS Iyengar o como Guruji por sus seguidores nació el 14 de Diciembre de 1918 en Bellur, India. Siendo el 13vo hijo de una familia humilde. Durante su infancia sufrió los estragos de distintas enfermedades que lo dejaron con un cuerpo profundamente lastimado y con una salud bastante precaria.

Por un golpe de suerte y también sin tener otra elección, comenzó a practicar yoga con la esperanza de que su salud mejorara, esto de la mano de su maestro y cuñado, el renombrado maestro considerado el padre del yoga moderno: Tirumalai Krishnamacharya quien también fuera maestro de otros personajes importantes en la historia del yoga como Pattabhi Jois, Indra Devi y su hijo Desikachar.

Después de algunos años de arduo, intenso y me atrevería a decir doloroso aprendizaje con su maestro, BKS Iyengar quien fue un devoto estudiante y seguidor de su gurú, a quien reconoció en todo momento a lo largo de su vida, fue enviado a enseñar yoga a Pune, en el estado de Maharashtra.

Fue justamente en esta ciudad donde continuó enseñando por el resto de su vida.

Durante varios años Guruji vivió al filo de la pobreza, ya que en ese entonces el ser maestro de yoga no redituaba lo suficiente para tener una vida digna.

Junto con su amada esposa y consejera Ramamani formó una familia de 6 hijos, a quienes Ramamani cuidó y educó e inició en el yoga muchas veces sin ayuda apoyando siempre el camino de su esposo.

Después de años y años de práctica y enseñanza de yoga, BKS Iyengar o Guruji comenzó a ser reconocido, teniendo entre sus alumnos a Krishnamurti, distintas personalidades indias y personajes internacionales.

En un encuentro que sin duda estaba predestinado, conoce a Yehudi Menuhin un famoso violinista, quién le abrió las puertas para ir a enseñar a distintas partes de Europa, y quién fue su estudiante hasta el final de sus días, entre las personas que llegó a enseñar en Europa se encontraban múltiples artistas y personalidades e incluso llegó a enseñar (y parar de cabeza) a la Reina Madre de Bélgica con más de 80 años.

Guruji fue un practicante devoto y ferviente, algunos de sus alumnos lo llamaban el León de Pune, tuvo un entendimiento profundo de la filosofía del yoga, del cuerpo, de la mente y del alma.

En 1975 y con el apoyo de Ramamani quién tristemente no llegó a ver concluida ni abierta su escuela, Guruji abrió las puertas del Ramamani Iyengar Memorial Yoga Instituye en Pune, India, escuela que desde ese entonces y hasta la fecha recibe a Miles de practicantes y maestros de yoga año con año.

Fue un artista, capaz de llevar belleza, creatividad e inteligencia a cada parte de su cuerpo y del cuerpo de sus estudiantes a través de la demostración, su voz y del uso de los distintos aditamentos que creó para apoyar la práctica de yoga, conocidos como props.

Guruji fue un maestro que estaba convencido de que el yoga podía sanar a la gente “ Si todo el mundo practicara yoga las farmacias estarían vacías” y que estaba convencido de que el yoga podía ser para todos, utilizando los props para hacer del yoga, a través de su método, accesible para todos sin importar su género, edad o condición física.

Iyengar fue un maestro de carácter poderoso y tajante, inspirador en donde quiera que se pararse, siendo incluido por la Revista Time en su ranking de las 100 personas más influyentes del mundo.

Pero ¿Cuál fue la enseñanza más grande de Iyengar? A mí parecer, sin haber tenido la suerte de conocerlo, su enseñanza más grande fue la de recordar a los seres humanos que tenemos la capacidad de encontrar LIBERTAD a través de nosotros mismos, que la divinidad existe en cada célula y espacio de nuestro cuerpo, y que nuestro cuerpo no está separado de nuestra mente, corazón y espíritu.

Una de sus frases que más me gusta dice “Es a través del cuerpo que te das cuenta que eres una chispa de divinidad” frase que refleja de manera simple pero increíblemente profunda su entendimiento del yoga.

“El yoga es simplemente la unión de mente, cuerpo y alma.”

Sus aportes a la ciencia y el entendimiento del yoga han sido muchos, cuidando con diligencia la alineación en las asanas, pero sin duda su trabajo más grande fue el de inspirar a generaciones y generaciones de Yoguis, incluso a aquellos que no lo conocimos a él pero si a sus hijos y nieta o incluso a aquellos que nunca han tenido la fortuna de practicar con ninguno de los miembros de la familia Iyengar.

En estos días cercanos a los 100 años de su nacimiento, en los cuales se han estado celebrando eventos especiales para conmemorarlo en Pune y alrededor del mundo por parte de la comunidad Iyengar, yo reflexionaba agradecido:

¿Cómo es que alguien que no conociste puede haber transformado tanto tu vida y tocado tan profundamente tu corazón?

Gracias infinitas al yoga, gracias infinitas a Guruji y al maestro de Guruji y al maestro del maestro de Guruji.
Gracias infinitas a la familia Iyengar y a los cientos de maestros y practicantes que preservan sus enseñanzas y legado.

El método Iyengar, es un método vivo, palpitante y en evolución, que sigue enriqueciéndose para seguir  enriqueciendo al mundo siguiendo las enseñanzas de Guruji “Dar no nos empobrece ni retener nos enriquece”.

Que el legado de BKS Iyengar continué por 100 años más y por mucho tiempo más.

El yoga permite descubrir un nuevo tipo de libertad de la que ni siquiera se sospechaba su existencia.”

“Estoy tan agradecido a lo que el yoga ha hecho con mi vida, que siempre busco compartirlo.”

“El espacio trae la precisión, la precisión trae la libertad, la libertad trae la verdad, la verdad es Dios.”

Todas frases de Guruji.

Por Luis Chombo