Beneficios del yoga en niños

Beneficios del yoga en niños

Hace unos días me encontré a mi sobrino de 11 años jugando con un video juego al mismo tiempo que veía una película en la televisión. ¿Porqué no haces una actividad o la otra? le pregunté. Su respuesta fue que el podía hacer las dos cosas al mismo tiempo.

Me sorprendió mucho, porque me di cuenta de que aunque para muchos será loable el hecho de que un niño pueda hacer dos actividades al mismo tiempo, esto en realidad lo aleja de la posibilidad de estar presente de forma integral con una sola actividad y puede eventualmente estresarlo.

En la actualidad no solo los adultos vivimos en un mundo competitivo y agitado en donde pasamos gran parte del día haciendo una actividad tras otra. Los niños de hoy también están sujetos a las presiones de la vida de hoy. La escuela, los deportes competitivos, los video juegos, las clases que toman después de ir a la escuela, el tipo de películas que muchas veces incluyen violencia o demasiada acción, son factores que sin lugar a dudas afectan el bienestar de nuestros hijos.

El yoga es una manera de reducir la presión en la que viven en los hijos y que puede reportarles muchos beneficios:

Refuerza la autoestima

Hoy en día los niños están sujetos a vivir compitiendo. Ya sea en la escuela, en los video juegos o en las actividades deportivas. Aunque muchos niños disfrutan de este tipo de actividades, hay a muchos de ellos a los que la incesante competencia les produce mucho estrés. En cualquiera de los casos, abrir el espacio para que los niños tengan una actividad no competitiva, es una muy buena idea. La práctica de las posturas de yoga le ayuda a los niños a reforzar su auto estima. El fin no es llegar a hacer una postura, sino estar en la postura desde donde cada niño puede divertirse, intentarlo una vez más y darse cuenta que hay posturas que les será más fácil realizar que otras, pero que el fin no es ser mejor que el otro, sino disfrutar el proceso de hacer las posturas.

Relajación y calma

La postura de Yoga Nidra o relajación profunda, las técnicas de respiración y las posturas de yoga en si misma, le permite a los niños aprender a calmarse y a saber cómo relajarse de forma profunda en poco tiempo.

El yoga conecta a los niños con la naturaleza

Las plantas, los animales y las posturas que naturalmente hacen los seres humanos, fueron las que inspiraron a los yoguis hace miles de años para así diseñar las posturas de yoga que hoy niños y adultos practican. La postura que asemeja a un escorpión, a un árbol o a una águila, son algunas de las asanas que los niños disfrutarán realizar y que los acercarán más con el mundo natural que con el mundo electrónico al que estamos expuestos.

El yoga ayuda al niño a mantener su flexibilidad natural y a tener fuerza

A nivel físico, las posturas de yoga ayudan al niño a mantener la flexibilidad con la que nacen naturalmente, a ser coordinados y a ser fuertes.

Aprenden el arte de estar sin movimiento

El gran reto para los padres o instructores de yoga para niños, es enseñarles a mantenerse quietos, en equilibrio y enfocados. Sin embargo, se les puede enseñar a quedarse en una postura mientras hacen el sonido de una cobra o de un gato o a repetir del 1 al 10 mientras se quedan en una postura de equilibrio. El sonido les ayuda a tener una mejor experiencia con el yoga.