¿Cómo debe ser el lugar para meditar?

meditar

¿Cómo debe ser el lugar para meditar?

¿Es importante el lugar para meditar?

Por supuesto que es importante el lugar para meditar y éste debería ser sagrado ya que ahí es donde logras las increíbles transformaciones de tu mente, ¡pero tampoco el lugar hace al meditador! Es la persona que hace sagrado al lugar donde medita.

Para eso el practicante debe respetar el lugar de sus mediaciones. No importan las condiciones físicas, es decir, si es un cuarto a parte o solo un pedacito de tu recamara, sala o jardín o inclusive si lo haces  en un parque público, el tema es que tú tengas la misma relación con ese espacio.

Los lugares de práctica de meditación ortodoxos, tradicionales, están llenos de simbología que apoya a los practicantes en sus sesiones de meditación pero no quiere decir que así debes ser tu lugar. El tuyo puede ser muy sencillo pero para que funcione, debes construir una relación con éste.

Debemos lograr que sean lugares limpios, puros, que allá no se lleven a cabo muchas actividades de otra índole un lugar apartado. Al decir eso no me refiero a toda la sala o recámara, no me refiero a ese pequeño espacio que decides dedicar a tu meditación. Poco a poco vas a colocar allá los símbolos que te ayudarán a permanecer en la meditación, relajar tu mente y descansar en sus cualidades.

Lo mejor sería tener una vista espaciosa, pero si no tienes condiciones para ello, no te preocupes, inclusive sentado frente a una pared es muy ventajoso para meditar.

Además recuerda que el espacio de la meditación empieza en tu mente, no en el lugar. Así que ¡Empieza a meditar ya! y el lugar se mostrará solo, luego tú lo harás sagrado.

Por Wojtek Jan Plucinski