¿Cómo se conecta la respiración con el Espíritu?

¿Cómo se conecta la respiración con el Espíritu?

Quizá es un concepto que frecuentemente se menciona en círculos esotéricos, pero, ¿quién realmente lo entiende? Para ello considero esencial dejar a un lado la imaginación y todo deseo de contacto con lo intangible, para sólo observar lo que siempre ha estado ahí: la respiración misma.

Observar la respiración puede sonar como una tarea simple, pero a la vez revela tanto sobre nuestros instintos más primordiales que es común que la mente desvíe esa atención para evitar cualquier confrontación emocional. Sin embargo, tal atención es cultivable con el tiempo. El regresar una y otra vez a la observación constituye una forma amable de invitar a la mente a familiarizarse y convivir con aquella función corporal básica, sin exaltarse ni derivar ideas o conclusiones. Es entonces que nace la contemplación, o lo que en sánscrito se denomina dharana.

Mi recomendación: regresa frecuentemente a ese lugar, y cuándo lo hagas, presta atención al verdadero final de tus exhalaciones, a ese diminuto instante dónde lo has entregado todo y sólo queda la Nada, el silencio. Entonces, te darás cuenta de la fuente de vida que reside en ti, ya que la inhalación brotará por sí sola, sin ninguna necesidad de intervención tuya. Es realmente un acto de fe, dónde abandonas el control y te abres a recibir.

¿Podría acaso existir una forma más elemental de conocer el Espíritu?

www.miriamyoga.com