Cómo tener una buena digestión.

Cómo tener una buena digestión.

Cura los desequilibrios como gastritis, colitis o diarrea, con las siguientes recomendaciones ayurvédicas.

Existen 3 desequilibrios en el fuego digestivo (agni):

  • Visama Agni. Metabolismo irregular o variable.

– A veces hay diarrea o estreñimiento.

– Para equilibrar este fuego digestivo, el Ayurveda sugiere preferir los alimentos calientes y las verduras cocidas.

– Evitar las verduras crudas y las leguminosas, que en general nos producirán gases.

– Preferir el aceite de linaza.

– En casos de indigestión, comer de 4 a 6 semillas de anís o de hinojo, para evitar el malestar.

– Practicar la respiración profunda.

– Tomar un vaso de agua tibia en ayunas a sorbitos por las mañanas, para reactivar el funcionamiento del sistema digestivo.

  • Tikshna Agni. Metabolismo acelerado.

-Tendencia a padecer de diarrea.

Para regresar al equilibrio se sugiere:

-Evitar los alimentos de cualidad caliente, como los picantes, irritantes, cigarro, alcohol, chocolate.

-Preferir las verduras crudas y en especial el pepino, el apio y la lechuga.

-Tomar agua de coco o de rosas.

-Para desayunar es recomendable el plátano y la avena cocida.

– En casos de acidez o gastritis, practica la respiración Sitlali Pranayama. (Inhala a través de la lengua echa taquito, y exhala a través de la nariz. Repite suavemente de 5 a 10 rondas de está respiración.)

  • Manda Agni. Metabolismo lento.

– Dificultad para digerir los alimentos y fácilmente acumulas peso.

– Para regresar al equilibrio se sugiere:

– Preferir los alimentos calientes y picantes.

-Comer verduras crudas como la arúgula y el rábano.

-Evitar los productos lácteos, la cajeta, y los quesos derretidos.

-Evitar los hielos y preferir los tés de cualidad caliente como el de jengibre o el de canela.

-Procurar levantarse temprano y ejercitarse con una actividad aeróbica.

-Practicar la Respiración de fuego.

 

Los alimentos que carecen de energía vital y reducen nuestro fuego digestivo son:

  1. Alimentos que son muy pesados, grasosos, procesados y que producen mucho peso.
  2. El azúcar y la harina refinada que han perdido sus nutrientes y a la larga nos ocasionan fatiga.
  3. Los alimentos que han sido cocinados en el microondas o la comida congelada.
  4. Los alimentos enlatados o empaquetados que carecen de energía vital y que contienen alta cantidad de químicos y conservadores.
  5. Los alimentos producidos en el laboratorio que quizás no han recibido la luz del sol, los minerales de la tierra, el oxígeno y que los han sacado de nuestros ritmos naturales.

 

Por Ana Paula Domínguez