Diviértete con tus hijos haciendo yoga

Diviértete con tus hijos haciendo yoga

Los yoguis se inspiraron para desarrollar las posturas de yoga (asanas), usando a las plantas y a los animales, como fuente de inspiración. Al practicar estas posturas, el niño aprenderá a imaginar las cualidades de la naturaleza y a integrarlas en su ser. Además a través de las posturas, el niño tendrá la posibilidad de poner atención en su proceso respiratorio y en como el respirar atentamente, le produce un estado de calma y bienestar.

Vivimos en un mundo muy acelerado que definitivamente tiene un efecto en nuestros hijos, desgraciadamente no siempre positivo. Motivar a tus hijos a practicar yoga, es enseñarles a vivir sin estrés y a promover la cooperación, auto estima y empatía en ellos. El yoga además les proporcionará flexibilidad de cuerpo y mente que definitivamente tendrá un efecto positivo en su salud.

¿Cómo enseñar las posturas de yoga a tus hijos?

Es importante que como papás permitas que tus hijos jueguen con las posturas de yoga. Permite que tu hijo cuente el número de respiraciones  que realiza y  que haga el sonido de los animales. Invítalos a convertirse en árboles o cobras o bebés. Deja que imaginen lo que significaría ser un árbol y permanecer en esa postura por cientos de años. La respiración es la parte más importante de la práctica de yoga. Se hace a través de la nariz y con la boca cerrada, a menos de que se indique lo contrario. Trata de enseñar a tu hijo a subirse a la ola de la respiración y dile que visualice su respiración como una ola que sube y que baja, que sube y que baja…..

Niños. Vamos a empezar!

Postura del arbol

  1. Ponte de pie con las piernas abiertas a la altura de la cadera. Verifica que tus pies se encuentren verticales y que no salgan hacia los lados. Cierra tus ojos y visualiza un árbol, -el que mas te guste-, enfrente de ti. Visualiza sus raíces fuertes creciendo debajo de la tierra, y sus ramas creciendo suaves hacia el cielo. Abre tus ojos.
  2. Sin mover tu pie izquierdo, apoya tu pie derecho lo más alto que puedas sobre la pierna interna izquierda. Abre tu pie rodilla derecha hacia un lado y presiona la planta del pie para que no se resbale. Mantén la pierna izquierda derecha. Para encontrar tu equilibrio, mira un punto fijamente enfrente de ti y respira suavemente.
  3. Una vez que hayas encontrado tu equilibrio, junta las dos palmas de las manos y estíralas sobre tu cabeza. Relaja los hombros. Siente como tus pies son como las raíces del árbol y empujan hacia la tierra. Siente como el tronco de tu cuerpo crece libre hacia el cielo. Concéntrate y respira profundo. Trata de llegar a 10 respiraciones profundas y cambia de lado.
  4. Pídele a tu papá o a tu mamá que hagan la postura contigo y diviértanse juntos.

Esta postura alinea tu columna vertebral y te ayuda para encontrar tu equilibrio de mente y cuerpo. Mejora tu concentración.

Rodar como un tronco

Esta postura, la sugiere Shakta Kaur para estimular todo el cuerpo y relajarlo. ¿Te gustaría saber que se siente rodar como un tronco? Te sugiero que practiques la siguiente postura.

  1. Acuéstate sobre tu espalda. Pon tus brazos pegados al costado del cuerpo.
  2. Manteniendo tus brazos firmes, rueda sobre el abdomen y da la vuelta y continua dando 5 vueltas completas. Descansa un segundo y da cinco vueltas más. Recuerda respirar profundo mientras haces la postura. Descansa unos minutos y continua con la siguiente postura.

Postura de la cobra

Esta postura abre la parte superior del tórax, y ayuda a liberar la tensión de los músculos.

  1. Acuéstate sobre tu abdomen y relájate un momento en esta postura. Junta los dedos gordos de los pies y estira las piernas. Pon la frente en el piso.
  2. Apoya tus manos en el piso, a los lados del pecho. Abre bien los dedos de tus manos y verifica que la mano quede plana en el piso. Inhala profunda y eleva el pecho hacia el cielo. Exhala y sesea como haciendo el sonido de una cobra (ssssssssss). Quédate en un lugar en donde estés a gusto y sigue respirando 5 veces más. Recuerda. Inhalas por la nariz y exhalas imitando el sonido de una cobra.

Postura del bebé

Por último, vamos a imitar la postura de un bebé que está adentro del vientre de su mama. ¿Quieres recordar que se sentía estar en el vientre de tu mamá antes de nacer? Vamos a probar! Siéntate sobre los talones y pon la frente al piso. Relaja tus brazos a los lados del cuerpo. Respira y siente la oscuridad como si estuvieras adentro del vientre de tu mamá. Permanece en la postura el tiempo que desees. Esta postura relaja todo tu cuerpo y te ayuda a sentir paz.

BIBLIOGRAFIA SUGERIDA

Yoga para niños. Shakta Kaur Khalsa. Ed. Alamah Visual

Children´s Book of Yoga. Thia Luby. Ed. Clear Light.

Para encontrar clases de yoga para niños visite:

www.yogakids.com.mx

www.yoga.com.mx