El Don de Ser Auténtico

autenticidad

El Don de Ser Auténtico

Empiezo citando la frase de E.E. Cummings: “No ser nadie más que tú mismo en un mundo que está haciendo todo lo posible, día y noche por convertirte en cualquiera menos en ti significa librar la batalla más dura que un ser humano puede librar, y no dejar nunca de pelear.”

Esto es a propósito de la autenticidad.

La autora Brené Brown dice que: “la autenticidad es un conjunto de decisiones que tenemos que tomar cada día. Es la decisión de ser reales y mostrarnos tal cual somos. La decisión de dejar que se vea nuestro verdadero yo”.

A la mayoría nos entusiasma ser auténticos, sin embargo sabemos que es una tarea que nos puede abrumar, sobre todo en una cultura que lo dicta todo, desde cuánto se supone que debemos de pesar, hasta qué aspecto debe de tener nuestra casa o nuestra pareja o cómo nos deberíamos de vestir.

Brown indica que la autenticidad es la práctica diaria de librarnos de lo que creemos que deberíamos ser y abrazar en cambio lo que realmente somos. Elegir la autenticidad es cultivar el coraje de ser imperfectos, establecer límites, darnos permiso de ser vulnerables; significa también nutrir la conexión y la sensación de pertenencia, que solo puede darse cuando creemos que somos suficientes tal cual somos.

En la lucha por ser auténticos, muchas veces se pierde la batalla por no incomodar a los demás, por no herir sentimientos al decir lo que se piensa, porque “qué van a pensar”, por no decir algo controvertido.

A propósito del día internacional de la mujer, en una investigación sobre los atributos asociados con el “ser femenina” se revela que algunas de las cualidades más importantes para las mujeres son ser delgada, agradable y modesta. Eso significa que si las mujeres deseamos apostar sobre seguro, deberíamos de estar dispuestas a mostrarnos todo lo pequeñitas, calladitas y atractivas que nos sea posible.

Por eso hoy te quiero invitar a ser vulnerable. Como dice Brené Brown, no merece la pena sacrificar lo que somos a favor de lo que los otros puedan pensar y ella cuenta su historia: “cuando dejé de intentar y ser todo para todos, tuve mucho más tiempo, atención, amor y conexión que ofrecerles a las personas importantes de mi vida”.

¿Qué dices, te animas a ser auténtico?