El Yoga, un amigo para todos

El Yoga, un amigo para todos

De la clásica postura del loto a la famosa chaturanga (o plancha), pasando por el perro que mira hacia abajo, y añádele las guitas, los vedas, las Úpanishads y los sutras, todo parece confuso en el sencillo mundo del yoga.

Por lo regular, el primer acercamiento de las personas es a través de la practica de las posturas o ásanas. Puede ser que alguien los haya invitado a un estudio o quizás leyeron un artículo en una revista sobre sus múltiples beneficios y se interesaron, o porque abrieron una clase en el club deportivo al que asisten.

Y si bien es cierto que para experimentar beneficios hay que actuar –“99% práctica, 1% teoría”, recomienda K. Pattabhi Jois–, el punto es que el yoga no debe limitarse a la ejecución de una postura física. La meta no es realizar un parado de cabeza o un arco completo. El yoga trata de la posibilidad de crear situaciones propicias de calma, introspección y conocimiento. Y las posturas son sólo las herramientas, no el final del camino. Para comprender este enfoque, es necesario revisar dos de los textos fundamentales de esta tradición: Los Yoga Sutras de Patañjali y la Baghavad Guita. El contemplar estas enseñanzas nos ayuda a entender la filosofía detrás de la práctica y nos otorga verdaderas joyas para mejorar aspectos externos como son la ejecución de las posturas o el trabajo con la respiración.

Comencemos con Los Yoga Sutras. Para ubicar su aparición en la historia, destaquemos cinco periodos históricos:

Védico. Por primera vez, se tiene un registro de la palabra yoga y es en los Vedas. Se calcula que fue alrededor del año 4000 a.C. Este periodo está marcado por cuatro textos: el Rig Veda, el Sama Veda, el Yayur Veda y el Atharva Veda.

Preclásico o épico. Aparecen los dos grandes poemas épicos de la India: El Ramayana y el Mahabharata. Este último contiene a la Bhagavad Guita. Aproximadamente en el año 2000 a.C.

El periodo clásico se distingue por la aparición de los Yoga Sutras de Patañjali. No sé puede ubicar con exactitud pero se calcula que fue entre el año 200 a.C. y el 200 d.C. La palabra sutra significa hilo, como el que se utiliza en medicina (sutura) para coser y cerrar una herida. Un sutra es también un estilo de escritura breve y conciso que se utiliza en muchos textos antiguos de la India.

El periodo posclásico o tántrico se distingue por la propagación de una filosofía no dualista. Algunos textos importantes son los Shiva Sutras (900 d.C.) y el Hatha Yoga Pradipika.

Finalmente, el periodo moderno, se caracteriza por la llegada del yoga a Occidente. Se abre el primer estudio en Estados Unidos. Y surgen los maestros más influyentes del yoga que practicamos hoy en día: Krishnamacharya, Swami Vivekandanda, B.K.S. Iyengar, Indra Devi, K.Pattabhi Jois, Yogananda, Swami Muktananda, por mencionar algunos.

Cerramos esta entrega con una cita de B.K.S. Iyengar que dice “el yoga es una amigo para todos aquellos que lo abrazan de forma sincera y total. Aparta a sus practicantes de las garras del dolor y el pesar, permitiéndoles vivir con plenitud”. Y en este sentido, sigue Iyengar: “los Yoga Sutras de Patañjali son concisos y compactos. No hay en ellos palabras superfluas. Están recopilados de manera que abarcan todos los aspectos de la vida”.

Lecturas recomendadas

Chaya Hirschl, Meta, Vital Yoga. A source book for students and teachers, Prajna Publishing, Alburquerque, Nuevo México, 2010.

Iyengar, B.K.S., Luz sobre los Yoga Sutras de Patañjali, Kairos, Barcelona, 2009.

Estamos en Facebook y Twitter
Correo electrónico: omyogahoy@gmail.com

www.yogahoy.blogspot.com