Todos los Lunes Coaching U 8am-9am  Inscríbete Aquí

Emoción y adicciones

Investigadores de Harvard hicieron un estudio sobre como la emoción se correlaciona con la adicción.

Se hicieron pruebas de laboratorio en donde se examinó cómo los fumadores respondían a las emociones negativas. En esta investigación realizada a 10,000 personas, se vio que entre más tristeza sentían los participantes, más fácil recaían en el hábito de fumar.

Uno de los investigadores del protocolo, Charles A. Dorison concluyó que:

“Cualquier tipo de sentimiento negativo, ya sea ira, disgusto, estrés, tristeza, miedo o vergüenza, haría que las personas fueran más propensas a usar una droga adictiva”, específicamente, encontramos que la tristeza parece ser un desencadenante, especialmente potente, del uso de sustancias adictivas”.

A esto, la autora Sarah Regan, invita a que las personas tengan un acercamiento holístico en el que más que invitar a la felicidad, el individuo pueda reconocer su emoción y sentirla como un primer aspecto para salir de ella.

En relación a las adicciones, el investigador J. Wesley Boyd, MD, PHD,

Boyd propone como un primer paso el tratar de detener el comportamiento a título personal: “ve si puedes tener la suficiente conciencia de lo que está sucediendo y si eres capaz de parar, si lo logras, probablemente no es una adicción.”

Meditación para romper con las adicciones.

Para realizar esta postura, siéntate en una postura cómoda y con la espalda recta. Ligeramente lleva las primeras 6 vértebras hacia delante. Has puños con los dedos de las manos y extiende los pulgares. Pon los pulgares y presiona justo en la zona de los temples, en la pequeña cavidad en donde los pulgares se pueden acomodar perfectamente. Junta las muelas y mantén la boca cerrada, pero suave. Alternar la presión en los molares. Sentirás un músculo moverse debajo de los pulgares. Manteniendo los ojos cerrados mira interiormente en el entrecejo. En silencio vibra los sonidos SA, TA, NA, MA. Continúa por cinco minutos y realiza está práctica durante 40 días.

Yogi Bhajan quién enseñó está meditación en los años setentas, señala que “la presión ejercida por los pulgares detona un reflejo rítmico en la corriente central del cerebro. Está corriente activa el área del cerebro que se encuentra debajo de la glándula pineal y las adicciones físicas y mentales suceden por un desequilibrio en esta área que hace pensar al adicto que no puede salir de su adicción.

Este desequilibrio puede ser la adicción a la comida, al azúcar, al cigarro, a la bebida, a las drogas o a la codependencia, rechazo, aceptación, etc. y esto nos lleva a comportamientos neuróticos. Está meditación ayuda a corregir el problema y es especialmente efectiva como complemento en los tratamientos de rehabilitación, dependencia de drogas, enfermedades mentales y condiciones de fobia.

Artículos relacionados

El don de ser auténtico

Empiezo citando la frase de E.E. Cummings: “No ser nadie más que tú mismo en un mundo que está haciendo todo lo posible, día y

Scroll al inicio