Enrique Fedez y la riqueza del silencio

Enrique Fedez y la riqueza del silencio

Platicar con Enrique Fedez es un placer de la vida. Su voz grave y serena es como un abrazo a los oídos. Al mismo tiempo, es como un niño; sencillo y risueño, y sabio al mismo tiempo. Y es por esta sabiduría adquirida a lo largo de los años que dará dos clases en el próximo Encuentro Nacional de Yoga.

“En la clase de meditación práctica voy a compartir el silencio, que es siempre la mejor manera de conectar contigo. La clase se va a componer de una introducción de las técnicas que utilizaremos, luego seguramente habrá algo de poesía espiritual como inspiración, y después habrá la oportunidad de conectar a través del silencio con el corazón espiritual”, explica Enrique.

La otra sesión, ahonda el maestro, será una clase teórica en la que hablará sobre los fundamentos de la espiritualidad. “Hay mucha confusión sobre el yoga… Se entiende como una práctica física y en realidad tiene muy poco –o nada– que ver con eso”, expresa el fundador de Casa Hridaya. “El yoga en realidad es una ciencia, un método científico para la revelación de tu verdadera naturaleza”.

“El objetivo de la clase teórica es diluir un poco la confusión que hay del yoga en cuanto al dinamismo de la práctica, algo que no necesariamente es el 100% de la enseñanza yóguica”

Prepararse a conciencia con el fin de estar listos para recibir el estado de yoga es lo que esta disciplina es en realidad para Enrique. “Todo lo que hacemos son preparativos para purificar el cuerpo, las emociones, la mente, la energía; es una entrega constante de todo para fortalecer esa aspiración a la unidad, al estado de yoga, la iluminación y la realización”.

Finalmente, asegura que hay distintos estilos de meditación de los podemos echar mano dependiendo del momento que estemos viviendo. “Si la mente está agitada, o el cuerpo está agitado, un guía o maestro competente puede mostrarte técnicas que te ayuden a trascender las limitaciones a las que te estás enfrentando para que continúes en este sistema de purificación y aspires a que el estado de yoga se manifieste a través de lo que conoces como Tú”.

Para Enrique, lo más emocionante de participar en el Encuentro es compartir aquello que le fue transmitido y que le cambió la vida. “Ser parte de esa cadena de mensajeros es lo más rico”, expresa el meditador con una cálida sonrisa.