Fortalecer el vínculo con mamá a través del Yoga en Familia

Fortalecer el vínculo con mamá a través del Yoga en Familia

¿Cuántas actividades extra escolares realizan tus hijos? De esas, ¿En cuántas participas? Y de esas participaciones, ¿Es siendo espectador o compartiendo el momento?

El ajetreo de la vida diaria no deja mucho tiempo libre, escuela, tareas, almuerzo y una vez más corre a otra actividad,¿Y en qué momento nos toca convivir?

Está comprobado que afianzar vínculos es importantísimo y es necesario buscar maneras de hacerlo en nuestro día a día, Yoga en Familia es una gran actividad para realizar ya que sus beneficios van mucho más allá de lo físico.

Claro que ayuda a fortalecer el cuerpo, mejora la coordinación y balance y todo esto tiene un reflejo en el estado mental pero, además, es la única actividad en la que puedes convivir con tus hijos como una alumna más.

Acá los mensajes, correos, redes sociales, consolas de videojuegos y todo tipo de pendiente puede esperar, este es un espacio solamente para ti y tu hijo.

¿Qué tiene de especial compartir con tu hijo una clase de Yoga?
¡Viven juntos el aprendizaje del otro! Eres parte de su proceso en vez de enterarte por calificaciones o juntas de maestros, ¿cuál es su desempeño? intercambian roles, escuchan juntos a su cuerpo, pueden ayudarse a sostener o profundizar en posturas y esto es hacerse parte de su crecimiento

¡Además recuerda que el Yoga es más allá que posturas! Intercambian experiencias, demuestran afecto y aprenden nuevas técnicas para manejar emociones, ¡juntos!

Y puedes llevar algunas herramientas de Yoga en familia, a tu convivencia diaria con tus hijos.

  1. ¿De qué color me siento ahora?- Coloreando una emoción puedo aceptarla, validarla y nombrarla para después con ayuda de alguna postura o técnica de respiración poder soltarla.
  2. La postura del día – Hoy me gustaría lograr (paciencia, disciplina, confianza, etc) y hacemos una postura que me ayude a sentir eso que quiero alcanzar. Puede ser antes de dormir o a primera hora del día antes de salir a la escuela.
  3. Altas y bajas – De camino a la escuela en el auto o de regreso de alguna actividad, aprovecha ese tiempo en el tráfico para abrir espacio a la comunicación: comparte una alta y una baja, ejemplo; mi baja del día es que se me hizo tarde y desayuné con prisa, mi alta del día es que encontré dinero en mi bolsillo y compré un chocolate. Si hoy no tienes dos altas, comparte dos bajas y lo mismo si no hay bajas.
  4. Pinta mandalas: antes de dormir puede ser difícil lograr bajar las revoluciones, es por eso que meter un momento zen antes de la cena puede ser buena idea. Pintar mandalas juntos es divertido y al mismo tiempo relajante. Te prepara para meterte a la cama en calma.
  5. Respiración de héroe/heroína- Antes de salir a la escuela, crea el hábito de respirar profundo hasta inflar tu barriga 3 veces en el marco de la puerta o en el auto antes de bajar. Lo mismo cuando cambien de actividad; esto aclara la mente, calma al sistema nervioso y podemos reaccionar de manera más inteligente a cualquier situación del día.
¡Vive una clase de Yoga en familia!

Te aseguro que una vez que la pruebes, querrás hacerlo siempre.

Disfruta de fortalecer el hermoso vínculo madre-hijo/a de manera divertida e inteligente en todos los niveles.

 

Jimena Patiño Martínez
Rainbow Kids Yoga
www.RainbowYogaTraining.com