Todos los Lunes Coaching U 8am-9am  Inscríbete Aquí

Habla con ellos

Sin duda practicar yoga tiene muchos beneficios en el cuerpo físico, mental y espiritual. Y que muy probablemente cuando eres un practicante de yoga quisieras que todos experimentemos esos beneficios, desde la relajación hasta el fortalecimiento mental y físico que has ido adquiriendo. La interrogante es cómo trasladar esto en el mundo de los niños y que también vivan estas hermosas sensaciones de bienestar. Aquí hay 5 tips para que esta experiencia sea divertida y relevante en la vida de los niños.

1.- Juega con ellos: la forma natural en la que los niños aprenden es a través del juego. Permite que inventen posturas y que las nombren, cada postura puede ser un juego: si todos están en perro mirando hacia abajo pueden crear un gran túnel donde cada un puede ir pasando por debajo y verás cuanto tiempo estarán en la postura esperando su turno en el juego.

2.- Fluye con la energía del grupo: escucha lo que ese día tienen que decirte, te llevaras grandes sorpresas cuando te muestran su mundo. Usa toda esa información para crear la clase con ellos. Ser escuchado es muy significativo para ellos, están siendo considerados importantes por ti.

3.- Se honesto: se coherente en tus sentimientos y emociones. Los niños te observan constantemente y de ahí nutren su vida. Si ellos te han notado con cierta emoción y cuando te preguntan lo niegas, ellos se confunden. Si has tenido un día complicado y no lo has podido dejar fuera del salón comenta que ha sido un día complicado pero que estas listo para jugar y divertirte con ellos.

4.- Has ruidos: en una clase tradicional de yoga para adultos en un perro mirando hacia abajo nadie ladra sin embargo esto es completamente aceptable en una clase de yoga para niños. Todos los animales hacen algún ruido, así podrán sostener las posturas por más tiempo contando 5 ladridos o respiraciones.

5.- Mantelo simple: para enamorarlos del yoga y evitar frustraciones elige posturas sencillas para que vayan teniendo cada vez más confianza en ellos, en ti y en el yoga. Poco a poco ve introduciendo posturas de mayor reto, respeta sus limites, ellos están haciendo su mejor esfuerzo. También algo simple puede ser respirar o cantar.

En una clase de yoga lo que a los niños les gusta es que sea divertida, que puedan sentir la libertad de movimiento al crear, les gusta ser líderes y que nosotros sigamos su ritmo, les gusta que riamos con ellos. Esto podría ser el inicio del enamoramiento de una larga vida yóguica.

Por: Nayeli Nateras

Artículos relacionados

Tiempo de la Familia

Corremos como locos todos los días; llevamos a los niños a la escuela, viajamos, trabajamos. Cuando volvemos a casa, tenemos un hogar para organizar, cena

yoga en pareja

Yoga en pareja

Hoy en día entre tanto trajín de la vida diaria, las relaciones de pareja se pueden volver superficiales y rutinarias. Con el paso de los

Scroll al inicio