Haz una pausa ¡Obsérvate!

Meditación

Haz una pausa ¡Obsérvate!

Durante algunas semanas pasé por una serie de desacuerdos con una persona cercana a mí y puse toda mi energía y “tolerancia” en no alimentar el conflicto y en no llegar a generar un pelea.

Entonces, una mañana me di cuenta de algo, si bien la pelea que había estado evitando aún no se materializaba, llevaba semanas peleando y argumentando en mi cabeza sobre esta situación.

Y este “darme cuenta” me llevó a algo aún más importante, la importancia de tener la capacidad de detenerte, observar qué estás haciendo y desde qué parte de ti lo estás haciendo.

Svadhyāya dice BKS Iyengar en su libro “Luz sobre el Yoga” viene de la unión de dos palabras Sva que significa “sí mismo” y adhyāya que significa estudio o educación, entonces, Svadhyāya hace referencia al estudio o educación del sí-mismo.

Como practicante de yoga y/o meditación, llegas a darte cuenta que es justamente el llegar a conocerte y educarte la finalidad de estas disciplinas, conociendo tus límites, tus tendencias o samskaras, tus fortalezas, debilidades y capacidades.

Puedes saber, por ejemplo, que al pasar los 5 minutos meditando comienzas a sentir la necesidad de moverte o que pasado el primer minuto en sirsasana quieres bajar, sin embargo, aquí la pregunta importante es ¿Te estás dando cuenta? ¿Te detienes a observar que sucede en ti? ¿Cómo está tu cuerpo? ¿Cómo está tu mente? y, ¿Qué hay de tus emociones?

¿Estás consciente de qué está sucediendo en cada una de las partes que te integran?

En un sentido más cotidiano te invito a que te observes a cada momento. ¿Estás actuando desde tu centro? ¿Esperas algo a cambio de una situación o relación en particular? O como dice la autora Martha Isabel ¿Cuál es la ganancia secundaria que se esconde tras tu manera de actuar?

¿Desde dónde te relacionas con los demás? ¿Desde la plenitud o desde la carencia? ¿Lo que hablas viene de tu corazón o tal vez de tus miedos, carencias e incapacidades? ¿Estás siendo tan generoso, compasivo y verdadero como podrías?

Deja que que el concepto y la experiencia de Svadhyāya se manifieste en tu vida, haciendo una pausa para auto-observarte y darte cuenta, darte cuenta de si estás siendo fiel a ti, a tu verdadera esencia, si eso que estás haciendo hoy, te llevará a donde quieres llegar mañana.

Pero sobre todo, date el espacio para reflexionar si la persona que eres en este momento, es tu mejor versión de ti para contigo y para con los demás.

Porque es justo cuando eres la mejor versión de ti que puedes conocerte, crecer y sobre todo reconocer que esa es la persona que realmente eres, que ese es tu yo verdadero y que es, desde esa verdad, de donde surge tu grandeza.

Lleva el yoga a todo lo que hagas, dentro y fuera del mat, para que entonces tenga sentido y transforme tu vida.

Namasté.