Todos los Lunes Coaching U 8am-9am  Inscríbete Aquí

La digestión perfecta desde la perspectiva del Ayurveda

“Tienes el derecho de ser y eres lo que comes. Puedes comer ciertas cosas que te pueden debilitar y ciertas cosas que te pueden reconstruir. El problema es la digestión. A veces no tenemos jugos para digerir, pero tenemos toda la comida enfrente. A veces no tenemos la comida y si todos los jugos digestivos. Una tercera parte del mundo duerme cada noche con hambre. Si todo el desperdicio de alimentos de Estados Unidos fuera puesto en un plato, una tercera parte del mundo podría estar satisfecha. Sin embargo, hay personas que comen tres veces al día y siguen hambrientas.” Yogi Bhajan. En la infancia, tenemos la opción de comer de todo: pasamos por el chamoy, algodones de azúcar, pan dulce, chocolates, etc.
Pasa el tiempo hasta que, eventualmente, si no hemos cuidado nuestra alimentación, nuestra capacidad digestiva disminuye y entonces tenemos dos opciones, la primera: tomar antiácidos o pastillas para mejorar la digestión o la segunda: hacer cambios en nuestra dieta. Tristemente lo que pasa, es que al no tener el conocimiento sobre que mejora y que disminuye esta capacidad digestiva, es muy factible seguir con nuestros antiguos hábitos alimenticios, hasta que eventualmente, enfermamos. El objetivo de este texto es esencialmente compartir los tips para que podamos mantener un fuego digestivo sano, que lo más seguro, se reflejará positivamente en nuestro estado de salud en general. El fuego digestivo se conocer con el término Agni que en sánscrito significa `la fuerza que transforma. El buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo (agni) es la clave para tener una buena salud; ayuda a asimilar nutrientes, eliminar desechos y toxinas. Cuando nuestro fuego digestivo está en equilibrio, tenemos vitalidad, cuando está débil, deja toxinas (ama) que interfieren con el flujo de la sangre, linfa y energía a través del cuerpo. Cuando no nos podemos liberar de las toxinas, y éstas se acumulan puede llevarnos a ganar peso y a producir enfermedad. Tal y como explica David Frawley, hemos de crear el fuego de la curación para estar bien y sostener una salud positiva y vitalidad en la vida. El Agni es la base de nuestra salud. Un fuego digestivo sano es conocido como Sama Agni y se reconoce de la siguiente forma:
• Metabolismo equilibrado.
• Mente clara y lúcida.
• Vitalidad y salud.
• Sistema inmunológico sano.
• Consistencia de las heces fecales de la forma de un plátano y sin olor.
Existen tres desequilibrios en el fuego digestivo (agni):
• Visama Agni: Metabolismo irregular o variable: A veces hay diarrea o estreñimiento. Para equilibrar este fuego digestivo, el Ayurveda, sugiere preferir los alimentos calientes y las verduras cocidas. Evitar las verduras crudas y las leguminosas, que en general nos producirán gases. Preferir el aceite de linaza. En casos de indigestión, comer de 4 a 6 semillas de anís o de hinojo, para evitar el malestar. Practicar la respiración profunda. Tomar un vaso de agua tibia en ayunas a sorbitos por las mañanas, para reactivar el funcionamiento del sistema digestivo.
• Tikshna Agni. Metabolismo acelerado: Tendencia a padecer de diarrea. Para regresar al equilibrio se sugiere: Evitar los alimentos de cualidad caliente, como los picantes, irritantes, cigarro, alcohol, chocolate. Preferir las verduras crudas y en especial el pepino, el apio y la lechuga. Tomar agua de coco o de rosas. Para desayunar es recomendable el plátano y la avena cocida. En casos de acidez o gastritis, practica la respiración Sitlali Pranayama (Inhalar a través de la lengua echa taquito y exhala a través de la nariz. Repite suavemente de 5 a 10 rondas de está respiración).
• Manda Agni. Metabolismo lento: Dificultad para digerir los alimentos y fácilmente acumulas peso. Para regresar al equilibrio se sugiere: preferir los alimentos calientes y picantes. Comer verduras crudas como la arúgula y el rábano. Evitar los productos lácteos, la cajeta y los quesos derretidos. Evitar los hielos y preferir los tés de cualidad caliente como el de jengibre o el de canela. Procurar levantarse temprano y ejercitarse con una actividad aeróbica. Practicar la Respiración de fuego. Los alimentos que carecen de energía vital y reducen nuestro fuego digestivo son:
• Alimentos que son muy pesados, grasosos, procesados y que producen mucho peso.
• El azúcar y la harina refinada que han perdido sus nutrientes y, a la larga, ocasionan fatiga.
• Los alimentos que han sido cocinados en el microondas o la comida congelada.
• Los alimentos enlatados o empaquetados que carecen de energía vital y que contienen alta cantidad de químicos y conservadores.
• Los alimentos producidos en el laboratorio que quizás no han recibido la luz del sol, los minerales de la tierra, el oxígeno y que los han sacado de nuestros ritmos naturales.

Artículos relacionados

Scroll al inicio