Serpientes y escaleras

enseñanza en yoga

Serpientes y escaleras

La espiral dE ENSEÑANZA, APRENDIZAJE EN YOGA.

Quiero contarles que me quedé pensando, después de la plática que hicimos con el IMY por zoom, Los retos del Yoga en el 2020…me quedó dando vueltas una frase, ante la pregunta: que te ha dado el yoga? Serpientes y escaleras.

Para ilustrar esto, me aparece una de las veces que fuí a India, a la escuela del Dr Karándikar en Pune, quien es el maestro de David Macamond. David nos llevó a un grupo de egresados de su primer programa de Yoga Terapéutico en Yoga Espacio, a un entrenamiento muy completo con uso de cinturones, tracciones, etc.

Como parte del entrenamiento nos tomaron radiografías, y descubrí que mi cuello no estaba en buena forma (Ay, caída de serpiente al segundo cuadro del tablero…).
A partir de ahí se desbarrancaron mis intentos de variaciones en parado de cabeza, y comencé una larga práctica de recuperación. Después de completar ese ciclo, me descubrí demasiado centrada en la dolencia, y comencé a retomar más asanas, y construir un movimiento funcional que me ha permitido ver el Yoga como terapéutico en sí, y reeducarme con gran variedad de posturas. Después de este giro del espiral, aprendí que más que el qué, (que serie de posturas repetimos) lo que hace la diferencia es el cómo realizamos la práctica.

Mantener una sadhana, ha sido una y otra vez recomenzar, con mente de principiante, eso sí con mucha constancia y curiosidad, y con más humildad compartir con colegas, absorver las enseñanzas de [email protected], agradecer, seguir y seguir estudiando y profundizando en la vivencia.

Al final, el fruto de estos años, ha sido la confianza, sin duda, en que esta espiral de aprendizaje es más sabia que cualquier programación o receta que yo o cualquier maestro pueda imponer.

La maestra vida se cuela para guiarme, y cada vez confío más en aprender mientras enseño, en aprender en conjunto, en escuchar para observar y servir con más entrega a quien me está confiando el rol de maestra en su camino.

La técnica y el conocimiento son importantes, pero es el vínculo el que reestablece esa confianza básica con la cual un aprendizaje logra tocar el corazón y hacer sentido.

El néctar del camino del Yoga por un sentido de dicha en saberme sostenida.