El yoga es una disciplina nacida en la India con miles de años de antigüedad, sus orígenes se han rastreado (sin exactitud) hasta Harappa y Mohenjo Daro, parte del antiguo Indostán.

Durante siglos, se trató de una disciplina secreta reservada para los hombres, sabios y ascetas que decidían renunciar al mundo para dedicar su vida a la práctica espiritual, sin embargo, en el siglo XX este hermetismo comenzó a romperse, permitiendo que el yoga llegara a más y más personas, llegando a occidente, mujeres incluidas, quienes son actualmente quienes participan más activamente en el mundo del yoga.

De ser un conjunto de prácticas espirituales, desarrolladas con la intención de alcanzar un estado de libertad absoluta o samadhi, el yoga llegó a distintos lugares del planeta, desde distintos métodos, aproximaciones y persiguiendo distintos objetivos.

Para los practicantes más ortodoxos podría parecer que el yoga se ha desvirtuado, perdiendo sus raíces espirituales para convertirse en una opción más entre las muchas disciplinas físicas que existen.

Si esto es cierto o no, no lo sé, pero lo que quiero compartir contigo en este artículo es todo lo que el yoga tiene para ofrecerte, sea cual sea la razón que te ha empujado a acercarte a esta disciplina.

Si lo que estás buscando es un ejercicio funcional y completo, el yoga puede satisfacer esa necesidad, ya que las posturas o asanas, tienen la facultad de crear flexibilidad, fortalecer los huesos, tonificar los músculos y crear destreza y agilidad en los practicantes y aunque algunas posturas pueden llegar a ser riesgosas por la complejidad física que implican, la mayoría de ellas son aptas para la mayor parte de la población y en su caso pueden adaptarse según necesidades específicas como lesiones o impedimentos físicos.

Si estás recuperándote de un accidente o una lesión, hay distintas ramas del yoga como el terapéutico o restaurativo, que pueden ayudarte a sanar mejor, a recuperar movilidad y a recuperar la salud.

Si estás pasando por un proceso de enfermedad, es probable que el yoga pueda acompañarte en este proceso de recuperar la salud, ya que se ha probado que impacta de manera positiva, el sistema nervioso, endócrino, circulatorio, digestivo, musculo-esquelético y mucho más.

La mayoría de nosotros, sin importar a que nos dediquemos, vivimos un alto nivel de estrés, algunas personas incluso se ven atacadas por la ansiedad, la irritabilidad y en sus peores casos la depresión y los ataques de pánico. Si este es tu caso, el yoga puede ayudarte a atravesar estos estados tan complejos, su eficacia como auxiliar en el manejo de estrés, la depresión y la ansiedad es bien conocida y ha sido ampliamente estudiada.

En los últimos años, el yoga ha sido probado como un herramienta útil para grupos vulnerables; personas que han pasado situaciones traumáticas, abusos de todo tipo, personas privadas de su libertad, adictos en recuperación y mucho más y lo maravilloso de esto es que si, el yoga funciona también para estos casos.

Ojo, no quiero atreverme a decir que el yoga por si solo puede curarte (Aunque tal vez sea así) pero no tengo duda de que será un fuerte aliado en este proceso.

Es por eso que en los últimos años han surgido aproximaciones como lo son el yoga somático, el yoga sensible al trauma y el yoga para las adicciones, campos en los que por cierto tenemos maestros y programas pioneros que están impactando de manera maravillosa en nuestro país.

Finalmente, si lo que estás buscando es un camino espiritual, pues bueno, entonces has llegado a un amplio e inacabable sendero, que te llevará a conocer las partes más luminosas y más obscuras que hay en ti.

Te llevará a reconocer tus apegos, tus defectos, las barreras que has construido a tu alrededor, te llevará a vivir tus relaciones de manera diferente, a ser más consciente de ti mismo y de todo lo que te rodea, claro, siempre y cuando tú así lo quieras, finalmente la transformación sólo sucede cuando tú, de manera activa, la permites, la sostienes y la alimentas.

Sin importar cuál sea la razón que te trajo hasta aquí, te aseguro que el yoga tiene algo para ti, el yoga tiene la capacidad de ser en tu vida TODO AQUELLO QUE TÚ LE PERMITAS SER.

 

¡ATRÉVETE!

Namaste.

Luis Chombo