Maayan Jinich y la magia de los mantras

Maayan Jinich y la magia de los mantras

Te presentamos a tu nueva maestra de canto, Maayan Jinich.

También es maestra de meditación budista, mindfulness y yoga. Da clases particulares y en ocasiones imparte cursos y talleres en escuelas privadas. Además tiene su propia empresa de alimentos saludables.

En el 15 Encuentro Nacional de Yoga, Maayan dará una sesión de Mantra Jazz, una clase de Bhakti yoga, el yoga de la devoción: “Vamos a explorar los mantras como herramienta para enfocar la mente. Lo que yo quiero es compartir con quienes asistan una manera muy simple de contactar con nuestro ser interno a través del gozo, porque Bhakti yoga es la manera en la que uno expresa su ser más precioso, más luminoso, al Universo”.

¿Se puede llegar triste o preocupado a una clase, cantar y salir en paz? “¡Definitivamente!”, responde la maestra. “El canto es una medicina para el alma y para el corazón que genera endorfinas. Si estás triste o ansioso y te pones a cantar 20 minutos, todo cambia. Si bien cantar cualquier canción que te guste ayuda, los mantras tienen frecuencias altas que te elevan la energía.

“Hay muchos mantras y cada uno te conecta con frecuencias distintas. Por ejemplo, el mantra de Ganesha es excelente para remover de obstáculos. Lo sugiero cuando necesitas limpiar tu espacio o quieres dejar de tener ciertas trabas… Hay mantras para la sanación, la depresión, la salud. El mantra Om, por ejemplo, te ayuda a alinearte y a centrarte con la Tierra para desde ahí compartirte, desde tu ser más elevado”, explica Maayan.

“El objetivo de mi clase es que la gente goce cantando para que se conecte con su ser más elevado y entonces sí, salir a compartirse allá afuera desde su centro”

No importa si crees que cantas feo o hermoso, en su clase no se juzga el tono ni la calidad de la voz; el objetivo es cantar con el alma porque eso es lo que sana. “Si sientes que cantas feo, explora esa parte de ti donde hay belleza, porque toda expresión auténtica del ser que va de adentro hacia fuera es divina, y por lo mismo, bella. Entonces no hay manera de hacerlo mal”, asegura la yoguini.

Esta será la cuarta vez que Maayan participa en el Encuentro, hecho que la tiene muy emocionada: “Lo que más me ilusiona es tener la oportunidad de compartir con gente que no tiene mucha exposición a este tipo de prácticas; me emociona poderles enseñar un poquito de lo que he aprendido a través de estas prácticas en mi vida, todo el bien que me han hecho, podérselos transmitir”.

Aunque sí practica asanas, fue la parte filosófica del yoga la que capturó la atención de Maayan desde el inicio. “Me interesa más el contexto espiritual e intelectual del yoga que la parte física. Me orienté hacia los mantras desde hace como cuatro años, cuando descubrí el canto como una manera de autosanarme. Descubrí mi voz y descubrí que es una manera hermosa de compartirme y de generar luz, entonces para mí es un privilegio poder formar parte del staff”.