Mejora tus relaciones practicando yoga en pareja.

Mejora tus relaciones practicando yoga en pareja.

El yoga en pareja es una excelente práctica para mejorar tu interacción con los demás. Ya sea que lo intentes con tu pareja, con alguna amiga o amigo, con un hermano, con un hijo, con tu mamá o papá, o bien con un compañero de clase con quien quizá nunca habías cruzado palabra, el yoga en pareja te va a ayudar a comprender más a los demás, a confiar y a trabajar en equipo. La respiración en sincronía nos ayuda a relajarnos y sentirnos más unidos con los demás.

No importa con quién realices tu práctica, ya que los beneficios no se quedarán sólo entre tu acompañante y tú, sino que se van a extrapolar a todas tus relaciones. Al practicar yoga en pareja con tu mejor amiga, quizá sin darte cuenta estarás trabajando también la relación laboral que llevas con tu jefe o tus empleados. Además, en esta práctica también estarás trabajando en tu persona; el crecimiento individual también está presente.

Con este estilo de yoga poco a poco aprenderás a ir soltando el control para dejarlo también en manos del otro, lo cuál te permitirá confiar cada vez más en las personas que te rodean; además de que desarrollarás la capacidad de identificar los momentos en los que otra persona necesite tu apoyo o colaboración. Hay veces que es mejor dejar las cosas en manos de los demás y hay otras ocasiones en las que debemos intervenir; con el yoga en parejas, sin duda aprenderás a identificar este tipo de situaciones.

El realizar posturas en pareja te recordará que siempre tienes la capacidad y posibilidad de trabajar en equipo; de tal manera que puedes lograr que el trabajo sea más sencillo y con un mejor resultado. Al mismo tiempo, con esto estarás trabajando tu humildad y con ello, tu capacidad para pedir ayuda a los demás; cosa que muchas veces no nos resulta tan sencillo.

Ahora bien, si deseas intentar este estilo con tu pareja amorosa, verás que los beneficios para su relación son interminables. Este tipo de práctica ayuda a acortar la distancia emocional entre ustedes y termina con el resentimiento que se pudiera haber desarrollado. Es decir, ayuda a que la pareja se reconecte al minimizar la energía negativa que pudiera existir en su relación. Todo esto los ayudará a sentirse cada vez mejor y más cómodos entre ustedes; tanto en la convivencia del día a día como en la intimidad.

El yoga en pareja está fuertemente relacionado con valores que todos compartimos, por ejemplo: compañerismo, unidad, amistad, comprensión, trabajo en equipo, respeto, amor, confianza, etc. En esta práctica, aprendemos a compartir lo bueno y lo malo con los demás. Lo bueno son todos estos valores que se van fomentando y trabajando día a día; y lo malo se refiere a todos aquellos obstáculos que puedan ir apareciendo durante la práctica. Aprendemos a seguir intentándolo y seguir confiando en el otro a pesar de que la postura no nos salga a la primera, por ejemplo. Y esto no lo dejamos sólo en el aspecto de las posturas a la hora de practicar, sino que lo llevamos a otros ámbitos de nuestra vida como el trabajo o las amistades.

La mejora en la comunicación; el desarrollo e incremento de la coordinación y equilibrio; el trabajo sobre el compañerismo, la confianza y la empatía y el trabajo en la concentración y la paciencia son otros de los beneficios que podemos encontrar en esta práctica. Además de que, sin duda, siempre se presentarán momentos divertidos llenos de risas. ¡Date la oportunidad de intentar el yoga en parejas y poder descubrir sus beneficios!

En Temploo Yoga Mats tendremos una exclusiva promoción durante todo el mes de febrero para apoyarlos a ti y a tu pareja, amig@, familiar, etc. a que se animen a iniciar o profundizar su práctica. Compra en nuestra página un tapete de cualquier modelo o color y llévate el segundo con un 40% de descuento. (El descuento aplica en el tapete de menor precio.)

Te invitamos a conocer nuestra página web http://temploo.com/es/ para que aproveches esta promoción y descubras todos los productos de yoga que tenemos para ti.

 

Por Fernanda Noriega.