Postura Sirsasana

Postura Sirsasana

Sirsasana o parado de cabeza es también conocida como “el rey de las asanas”, tiene beneficios para la salud.

Al tratarse de una postura de inversión, estimula el flujo de sangre y prana hacia la cabeza. Además, genera una conexión directa de la cabeza con la tierra, lo cual nos ayuda a liberar tensiones, aliviar el estrés generado día a día y revitalizar nuestra energía vital.

Por otra parte, la practica constante de Sirsasana ayuda a conseguir serenidad y estabilidad, tanto mental como física. El equilibrio juega un papel fundamental en las inversiones, y se consigue mediante control y concentración. En el caso de Sirasana, podemos decir que requiere un gran control y alineación de las caderas, los músculos abdominales, las piernas, y de todo el cuerpo en general. Todas las partes del cuerpo se activan y trabajan en conjunto para lograr la estabilidad en esta asana.

Tales son los beneficios globales que aporta la “reina de las asanas”, que se dice que de no poder realizar una practica completa, basta sólo con unos minutos de Sirasana para sentirse revitalizado y mejorar la calidad de vida.

Algunos tips:

Recomendamos que sea una de las últimas posturas que hagas en tu secuencia, ya que a pesar de tener un efecto vitalizante para el cuerpo tiene también un poderoso efecto calmante sobre la mente y es muy útil hacerla previa a la relajación final y meditación.

Una vez estés en Sirsasana, asegúrate de que las cervicales no sufren en absoluto. Para esto puedes intentar alejar los hombros de las orejas, esto se consigue presionando con los antebrazos el suelo. De esta forma mantienes el cuello libre de tensión. La cabeza es un no l apoyo. son los antebrazos.

Una vez finalizada (en la serie primaria de Ashtanga se mantiene durante 25 respiraciones), es imprescindible ir a balasana o postura del niño durante varias respiraciones. La postura del niño se recomienda con brazos al frente para darle el descanso adecuado a los trapecios.