Recupera tu figura después del parto

Recupera tu figura después del parto

Me he encontrado con amigas que una vez después del parto, sienten una presión absoluta por recuperar su figura y buscan cualquier dieta o solución para lograrlo. Está presión quizá es social, y nos hemos olvidado de que en realidad la maternidad es un momento para reforzar nuestra autoestima, para estar en quietud y equilibrio, tener una dieta sana llena de alimentos frescos y orgánicos, y para permitir una sana transición en donde poco a poco tu cuerpo y tu vida se transforman.

Recuerda, te estás reinventando. Sé gentil. Toma por lo menos dos siestas de una hora durante el día por los primeros cuarenta días. No trates de correr, y olvida lo que puedan o no pensar los demás. Como diría el sabio maestro Yogui Bhajan: busca que te busquen y que te quieran por tu gracia, no por tu cuerpo.

Y después de esta breve reflexión, te invito a realizar estas posturas de yoga. Pregunta primero a tu médico, por lo menos dos semanas después del parto; si puedes realizar posturas y ejercicios de yoga.

Comienza con suavidad quedándote de tres a cinco respiraciones y recuerda que la definición de asana (postura de yoga), es la estabilidad y la relajación. Trata de mantener estos elementos presentes a lo largo de su práctica.

Esta secuencia te ayudará a recuperar tu alineación, y fortalecer músculos y tejidos del cuerpo, también a recobrar tu agilidad y vitalidad.

 

Saludo al sol (variación).

  1. Pon a tu bebé cerca de ti en una posición segura. Ponte sobre cuatro puntos, (manos y rodillas). Las manos están debajo de los hombros con los dedos de las manos abiertos y las manos planas en el piso. Las rodillas están debajo de la cadera. Alarga la columna vertebral y mantén el ombligo metido hacia la columna. Inhala y alarga tu brazo derecho y tu pierna izquierda y al exhalar estira un poco más lejos el brazo a través de tus muñecas y dedos de las manos y alarga de la rodilla al talón. Respira cuatro o cinco tiempos y descansa.
  2. Baja tu brazo y pon tu pierna derecha al frente y estira la espalda baja. Mantén alineada tu cadera. Respira cuatro o cinco tiempos.
  3. Inhala y eleva tus brazos estirados por encima de la cabeza. Respira cuatro o cinco tiempos. Mantén la cadera alineada y estira desde las crestas iliacas hacia el cielo. Observa cual es la fuerza que desciende hacia la tierra y cuál es la que asciende, alargando así su columna vertebral. Permanece en la postura cuatro o cinco tiempos.
  4. Baja tus brazos, regresa la pierna derecha a la postura original. Abre tus piernas y descansa ahora poniendo tu frente al piso y apoyando tus glúteos sobre los talones en postura del niño (variación). Respira de cinco a 10 veces.

Repite todo el saludo al sol usando ahora el brazo y la pierna izquierda. Para finalizar reposa en la postura de relajación (Shavasana), descansando sobre tu espalda, con los brazos al costado del cuerpo y las palmas de las manos hacia arriba. Permite que tu cuerpo recupere su energía y reciba los beneficios de la práctica a nivel celular. Puedes practicar este saludo al sol diariamente con el estómago vacío.

 

Ejercicio de Kegel

Se trata de un ejercicio corto en donde se aprieta la vagina hacia arriba y se relaja. Repítelo 100 veces al día para recuperar el tono muscular después del embarazo.

 

Para aumentar la producción de leche

Pon a calentar dos tazas de leche de vaca o leche de soya y agrega las mismas cantidades de semillas de hinojo, anís y comino. Deja hervir por diez minutos y cuela la bebida. Puedes agregar miel al gusto.