Todos los Lunes Coaching U 8am-9am  Inscríbete Aquí

Shantala, un masaje para relajar a tu bebé

Simona Ruhl es instructora de masaje ayurvédico para bebés (Shantala) y acaba de tener a una bebita que ahora tiene 7 meses. Me invitó a su casa para que conociera la técnica del masaje ayurvédico para bebés. Al entrar pude percibir que la temperatura del espacio era bastante cálida y que sobre la barra de la cocina había té caliente, agua de jamaica y galletitas.

“Lo más importante es que la mamá se relaje, porque así podrá realmente dar un buen masaje a su bebé e invitarle a que él también se relaje”, me explicó Simona.

También me contó la historia de una mamá que llegaba muy estresada a dar el masaje a su bebé y que su bebé lloraba mucho todo el tiempo y  dormía poco. Simona pudo observar como al poco tiempo de ir a las sesiones la mamá se relajó, el niño dejó de llorar y empezó a dormir mucho mejor.

Ahora me tocaba a mi tener la experiencia de aprender este masaje y dárselo a mi bebé de 6 meses de edad. Primero me pidió que me quitara los zapatos y me pusiera cómoda. Platicamos un momento y dejamos que los bebés socializaran un poco. Luego me pidió que le quitará la ropa a mi bebé. El ambiente estaba tan cálido, que mi bebé no padeció de frío. Mientras esto sucedía, el aceite de ajonjolí se calentaba bajo la pequeña flama de una pequeña vela circular. Y luego me enseñó 4 pases de masaje Shantala que compartiré contigo.

El masaje Shantala se ha dado por más de 3000 años a los bebés en la India. A Occidente llegó gracias al Dr. Frédérick Leboyer, un obstetra francés que en los años setenta viajó a la India a donde tuvo la oportunidad de participar en nacimientos “sin violencia” y a la vez observar a una mujer hindú dando un masaje a su bebé y se quedó impresionado por la manera como la mamá y el bebé formaron una armonía y una ola de fuerza y amor. En India el masaje siempre se ha visto como un remedio de curación importante y fue por esta experiencia que Leboyer escribió el libro Shantala (Editorial Lancelot), y promovió el masaje para bebés.

Este masaje lo puede dar el padre o la madre a su bebé y el objetivo de acuerdo a lo que señala Ruhl, “es que ambos se relajen, que se refuerze la relación entre padres y bebé, y que el bebé reciba todos los beneficios de este masaje, así mismo, que el bebé pueda pasar con más facilidad los tiempos de cólicos y la dentición.”

Beneficios del masaje ayurvédico:

  • Se estimula el desarrollo de las funciones del estómago y de los intestinos.
  • Ayuda a combatir los cólicos.
  • Estimula el desarrollo de los movimientos del niño.
  • Estimula el flujo sanguíneo y la circulación.
  • Armoniza las funciones de los órganos.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Relaja el sistema nervioso,
  • Ayuda al bebé a tranquilizarse y le lleva a un sueño profundo,
  • El masaje ayurveda para bebé profundiza la respiración y puede liberar las flemas.
  • Apoya el desarrollo de la conciencia del cuerpo,
  • Refuerza la autoestima.
  • Ayuda a combatir los cólicos.
  • La conciencia de si mismo como individuo, la identidad personal, se adquiere por el contacto corporal temprano entre padres e hijos.

El masaje Shantala se puede comenzar a dar desde el primer día de vida del bebé y hasta que el niño quiera seguir recibiendo masajes de mamá o papá. Este masaje se puede dar siempre que los padres quieran y que tengan tiempo para relajarse. El bebé va a percibir la relajación de quien le va a dar al masaje y así estará más o menos receptivo a recibirlo.

Ruhl comenta que no hay reglas para dar este masaje, que uno no debe de preocuparse si las primeras veces el bebé llora, ya que quizás “está soltando muchas presiones y tensiones” y también invita a que no se de el masaje siguiendo una técnica específica, sino jugar y divertirse con el bebé y fluir con lo que es, “sin reglas, ni límites”.

Para dar este masaje se debe de usar un aceite natural y órganico, de preferencia aceite de almendras dulces o de ajonjolí. Antes de los 6 meses no es recomendable que se usen aceites esenciales para dar este masaje y  lo que si se sugiere es que se caliente el aceite en baño maría, o que se caliente con una vela.

Simona sugiere que no se de este masaje “cuando el bebé tenga fiebre, una infección o dolor en las orejas. Algunas partes del cuerpo del bebé no se deben masajear si el bebé sufre de salpullido, quemaduras, quemaduras de sol o hematomas, o si tiene heridas abiertas”.

Cómo dar el masaje ayurvedico a tu bebé.

  1. Da este masaje a tu bebé cuando se encuentre relajado y tengas tiempo.
  2. Si puedes calienta el cuarto en donde vayas a dar el masaje.
  3. Calienta el aceite a baño maría, apróximadamente media taza.
  4. Una vez que le quites la ropa a tu bebé, frota tus manos por al menos un minuto, explícale a tu bebé que le vas a dar un masaje y apoya tus manos calientes sobre su torso.
  5. Vierte un poco de aceite sobre tus manos, lo suficiente como para que resbale con suavidad sobre el cuerpecito del bebé y sigue la siguiente rutina:

 

Apertura

Junta tus manos como en postura de oración y ponlas a la altura del corazón de tu bebé. Luego deslízalas apoyándolas en el área de los hombros y sigue el movimiento bajando por sus brazos y hasta sus manos. Repite al menos tres veces.

Movimiento de masaje para combatir los cólicos.

Vierte un poco más de aceite sobre tus manos. Apoya tus cuatro dedos con excepción del dedo pulgar, sobre el ómbligo del bebé. Empieza a dar un masaje suave circular siguiendo las manecillas del reloj, haciendo el círculo cada vez más grande. Repite al menos tres veces.

Movimiento de masaje para las piernas.

Pon tus manos sobre los muslos del bebé como se muestra en la fotografía. Desliza tus manos de tal forma que una vaya en una dirección y la otra en dirección contraria. Ve de los muslos hasta los tobillos y los pies y repite cuantas veces quieras.

Movimiento para relajar la espalda.

Apoya tus manos sobre la espalda del bebé como se muestra en la fotografía. Desliza una mano hacia delante y la otra hacia atrás yéndo de un costado hacia el otro con suavidad. Empieza de la cabeza hacia la cintura y luego de regreso de la cintura hacia la cabeza. Repite al menos tres veces.

Recuerda que conforme tu bebé crezca, él se moverá más y le será más difícil mantenerse quieto. No te desesperes. Juega con tu bebé y haz el masaje como puedas. Habrá veces en las que tu bebé estará más tranquilo que otras. Disfruta de este espacio con tu pequeño.

 

 

Contáctala:

Simona Ruhl

[email protected]

Celular: 044 55 27 28 72 22

Artículos relacionados

Cocinar para el espíritu

Un viejo proverbio dice: “Somos lo que comemos”. Para la mayoría de las personas esto significa que estamos hechos de vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas y

Scroll al inicio