Namasté y su Significado

Namasté

Namasté y su Significado

Significado

El gesto de Namasté representa la creencia de que hay una chispa Divina dentro de cada uno de nosotros que se encuentra en el chakra del corazón. El gesto implica un reconocimiento del alma propia mediante el reconocimiento del alma del otro.

Sus orígenes provienen de la ancestral cultura hindú que se caracteriza por la presencia de varios idiomas siendo uno de ellos el sánscrito.

El término “namas” significa “saludo” o “reverencia”, y proviene etimológicamente de nam, que quiere decir “postrarse” o “inclinarse”. Por otro lado, el sufijo “te” es un pronombre personal que significa “a ti”.

Por lo tanto namasté significa “te saludo” o “te reverencio”.

Forma y Fondo

Para realizar Namaste, juntamos las manos en el chakra del corazón, cerramos los ojos e inclinamos la cabeza. También se pueden colocar las manos juntas frente al tercer ojo, inclinando la cabeza y luego llevando las manos hacia el corazón. Esta es una forma bastante profunda para mostrar respeto.

Aunque en Occidente la palabra “namasté” usualmente se habla junto con el gesto, en la India, se entiende que el gesto en sí mismo significa Namasté por lo que es innecesario pronunciarlo mientras se hace la inclinación.

La razón por la que reunimos las manos en el chakra del corazón es para aumentar el flujo del amor Divino. Inclinar la cabeza y cerrar los ojos ayuda a la mente a rendirse ante lo Divino en el corazón. Uno puede hacer Namasté a sí mismo como una técnica de meditación para profundizar en el interior del chakra del corazón; cuando se hace con otra persona, también es una meditación hermosa.

Buscando conexión

Namasté permite que dos personas se unan enérgicamente en un lugar de conexión y atemporalidad, libre de ego. Si se hace con un sentimiento profundo en el corazón y con la mente entregada, se logra una profunda unión de espíritus.

Debería practicarse tanto al principio como al final de la clase. Por lo general, se realiza al final de la clase porque la mente está menos activa y la energía en la habitación es más pacífica. La maestra o el maestro inicia el saludo como un símbolo de gratitud y respeto hacia sus alumnos y sus propios maestros y, a cambio, invita a los alumnos a conectarse con su linaje, permitiendo así que fluya la verdad de que todos somos uno cuando vivimos desde el corazón .

 

Basado en la explicación de Aadil Palkhivala.