Supta Baddha Konasana II

Supta Baddha Konasana II

Esta es una maravillosa postura restaurativa con numerosos beneficios. Sus efectos más notables son que estira suavemente las ingles y abre las caderas, además de incrementar la circulación en el pecho y aliviar la tensión en el diafragma. Sin embargo, es particularmente beneficioso para las mujeres ya que promueve la salud de los sistemas uterino y urinario, y previene los dolores menstruales. La elevación de la pelvis calma y relaja el área pélvica y es útil para corregir el desplazamiento uterino. Es un remedio para el agotamiento, la presión sanguínea baja y la tensión abdominal (la causa de muchos de los problemas reproductivos y digestivos). Puede reducir el flujo menstrual abundante y el pecho inflamado o adolorido. No debes practicar esta versión de la postura si tienes algún problema en la espalda baja o en el sacro.

Preparación 

Coloca dos bolsters sobre el tapete, paralelos entre sí y separados unos 10 cm. Siéntate sobre un bloque por delante de los bolsters. Con los pies en el piso, junta las plantas de los pies frente a ti. Asegura tus pies con un cinturón que pase por debajo de los pies, por encima de tus tobillos y muslos y por detrás del sacro (no en la cintura). Ajusta el cinturón para acercar tus talones al piso pélvico. Coloca cobijas enrolladas debajo de cada muslo y suelta las rodillas hacia el piso.

Entrando en la Postura

Lleva tu columna y las costillas de atrás hacia el interior del cuerpo mientras te alargas y curvas la espalda sobre el primer bolster. Al hacerlo, levánta ligeramente las caderas y asegúrate de llevar las nalgas hacia los talones. Baja la cadera y descansa la cabeza y el cuello sobre el segundo bolster y permite que los hombros roten hacia abajo por entre los dos bolsters. Rota el segmento superior de los brazos hacia fuera, y descansa los antebrazos en el piso con las palmas de las manos hacia arriba.  

En la Postura

Continúa alargando tu coxis hacia tus tobillos y relaja el sacro. Siéntelo relajarse y ensancharse. Relaja el piso pélvico, las ingles y la parte interna de los muslos de modo que las rodillas desciendan. Relaja las nalgas y suaviza el abdomen bajo. Siente el espacio creado en tu abdomen y vientre y deja que los tejidos blandos de la pelvis se relajen… Respira tranquila y naturalmente, y quédate en la postura de 5 minutos a 10 minutos, siempre y cuando puedas estar muy cómodo y sin tensión alguna.

Para salir de la postura

Con movimientos lentos y conscientes, apoya las manos en el piso para levantar el torso. Luego levanta ligeramente las piernas y quítate el cinturón. Flexiona las rodillas, apoya los pies en el piso, levanta la pelvis y quita el bloque. Gira de lado y siéntate.
 

 

Resumen de Paul King basado en un texto de Bobby Clennell.
Modelo: Chantal Gómez Jauffred.
Paul y Chantal son directores y fundadores de Practica Yoga en Guadalajara.

Colaboración de Practica Yoga

Chantal Gómez Jauffred y Paul King

Profesores certificados por B.K.S. Iyengar

Guadalajara, Jalisco

www.practicayoga.com.mx