Tapas: Las bondades de la disciplina

Tapas: Las bondades de la disciplina

Una de las ventajas que tiene una filosofía de vida como el yoga, es que te ofrece la posibilidad de ponerla en práctica. De entrada, te invita a seguir varias observancias personales, una de las cuales es Tapas, que literalmente significa calor. Se deriva de la raíz tap que significa quemar y se refiere a cultivar la auto-disciplina voluntaria para purificar nuestro sistema, perfeccionar el cuerpo y nuestros sentidos. Tal como lo explican Swami Prabhavananda e Isherwood: “Tapas es la práctica de conservar la energía y dirigirla hacia la meta del yoga, a unirte con lo divino. Obviamente para hacer eso, necesitamos ejercitar nuestra auto-disciplina. Tenemos que controlar nuestros apetitos físicos y nuestras pasiones”.

Me tomó mucho tiempo comprender el significado de Tapas, hasta que un día me fui a India con mi maestro Guru Dev y sus alumnos para repetir un mantra (Re Man). Cada repetición del mismo duraba un minuto y lo repetimos 11,000 veces, lo que nos tomó el recitarlo 16 horas diarias durante 7 días. Pasé por distintas etapas. Desde querer salir corriendo del ashram (comunidad espiritual), querer olvidar el mantra que se seguía repitiendo hasta en mis sueños, llorar, reír, recordar momentos de la infancia, hasta estar en estados de éxtasis nunca antes experimentados. Fue entonces que tuve la fortuna de experimentar el poder de tapas, la auto-disciplina.

Mi vida fue antes y después de esa práctica y he comprendido que en el camino de la vida, y si queremos seguir el camino del yoga, es necesario incluir la disciplina de forma diaria. Más que intentar hacer la postura de yoga más complicada para satisfacer al ego pensando que ya somos estudiantes de yoga muy avanzados, se trata de la simplicidad de cultivar la disciplina en el día a día. Quizás sean 15 minutos diarios los que le dedicamos a subirnos al tapete de yoga o a sentarnos a meditar. Pero esa disciplina será la que poco a poco fortalecerá nuestro cuerpo, nuestra mente y nos hará ser consistentes e impecables.

Tres Tipos de Tapas

De acuerdo a como se explica en el Bhagavad Gita y explica George Feursestein, existen tres tipos de Tapas, o formas de auto-disciplina voluntaria a las que llama austeridades:

  1. Las austeridades del cuerpo que hacen referencia al hecho de reverenciar a los maestros y sabios, purificar el cuerpo y ser impecables.
  2. Las austeridades del habla que tienen que ver con el hablar sin causar dolor al otro, el ser verdadero y decir lo que es gentil y benéfico.
  3. Las austeridades de la mente, que se refieren a dejar la mente libre de objetos, al contenerte al practicar el silencio y la serenidad de mente.

Cuentan que el sabio Tapasvij Marka vivió 185 años y nació en 1820. Se dice que dejó todos los placeres mundanos y estuvo parado sobre una pierna con el brazo estirado por 3 años. Y luego vivió 24 años sin recostarse caminando muchas millas. Tapas hace referencia a realizar prácticas como hacer un ayuno, estar sentado o parado de forma prolongada o practicar el silencio.

De alguna manera en algún momento pensaba que Tapas se relacionaba con realizar disciplinas muy intensas las cuales parecían una tortura. Sin embargo, no podemos confundir Tapas con el auto-castigo, porque la idea es que a través de la disciplina de quizás proponerte meditar todos los días 30 minutos, seas capaz de tener la coherencia y control de la mente y los sentidos y así elevar tu conciencia .

Formas para practicar Tapas

Algunas formas para practicar Tapas en la vida diaria:

  • Ser consistente e impecable en tus palabras.
  • Subirte a tu tapete de yoga todos los días.
  • Sentarte a meditar al menos 15 minutos diarios pase lo que pase.
  • Practicar el dicho: “si no vas a decir algo positivo del otro, mejor no digas nada”.
  • Tener una práctica constante y regular.
  • Estar en silencio absoluto durante un día completo.
  • Practicar un ayuno de frutas por un día.
  • Decir que no a aquello que sabes que te hace daño, aunque tengas ganas. (por ejemplo, comerte un pedazo de pastel adicional).

Por Ana Paula Domínguez.