Vasistasana

Vasistasana

Karna – oídos, Pida – presión

Esta postura está dedicada al sabio Vasistha. Tonifica las muñecas y ejercita las piernas, y se enseña frecuentemente como una de las primeras posturas de equilibrio sobre los brazos. Aunque el peso se reparte entre un brazo y una pierna, hay énfasis considerable en el equilibrio al crear firmeza tanto en la cintura pélvica como en la escapular.

Desde Adho Mukha Svanasana (postura del perro con la cara hacia abajo) gira el pie derecho hacia adentro de modo que el borde del dedo chico del pie descanse en el piso. Después gira todo el cuerpo de lado, colocando el pie izquierdo sobre el derecho, y lleva la mano izquierda a que descanse sobre la cadera izquierda. Ahora estás equilibrándote solamente sobre la mano y pie derechos. Al principio se sentirá un poco inestable, hasta que seas capaz de afirmar los lados de atrás y de adelante del cuerpo y los coloques uno paralelo al otro.

Creando el equilibrio:

Al igual que en Tadasana, lleva el cóccix con fuerza hacia delante pero resiste hacia atrás con ambos muslos. Las nalgas deben aplanarse en la parte de atrás de las piernas. No permitas que las costillas bajas se proyecten hacia adelante sino absórbelas hacia el cuerpo. La columna torácica y ambos omóplatos presionan en la parte de atrás del cuerpo. Cuida que la cabeza no se vaya hacia delante del tronco sino que la mantienes en línea con las piernas y el torso. Si este equilibrio se te hace dificil puedes trabajar con las plantas de los pies en la pared. Encontrarás más facil presionar con los pies y afirmar los músculos de los muslos.

Manteniendo la elevación:

No es suficiente con descansar simplemente sobre el borde del pie de abajo. Las plantas de los pies deben extenderse hacia el piso. El talón interno y los metatarsos del pie de soporte presionan hacia el piso, como si estuvieras intentando colocar tus pies planos en el piso. Esto tendrá el efecto de levantar el tobillo externo del pie de soporte, que de otro modo tiene la tendencia a colapsarse hacia el piso. Mantén esta elevación a todo lo largo del borde inferior de la pierna de soporte, elevando las caderas de modo que no se colapsen sino que se mantengan firmemente en línea con las piernas y el tronco. Presiona con la mano derecha en el piso y eleva el bíceps derecho.

Vasistasana I

Alarga ambos lados del torso. Mantén los hombros lejos de las orejas, los omóplatos moviéndose hacia la cintura y presionando con firmeza en la parte de atrás del cuerpo. Desde esta posición puedes llevar verticalmente el brazo izquierdo hacia arriba, con la palma hacia delante. Extiende ambos brazos y abre el pecho en Vasistasana I. Sostén durante 30 segundos respirando normalmente, después lleva tu mano izquierda al piso y regresa a Adho Mukha Svanasana. Repite del otro lado.

Vasistasana II

Vuelve a Vasistasana I con la mano y el pie derechos en el piso, luego dobla la rodilla izquierda y toma el dedo gordo del pie entre el pulgar, el índice y el dedo medio de la mano izquierda. Si tus músculos isquiotibiales son poco flexibles puede que necesites colocar una cinta alrededor de tus metatarsos en lugar de tomar el dedo. Después alarga la pierna izquierda mientras tiras de ella hacia arriba con tu brazo izquierdo. Los brazos y las piernas deben estar completamente extendidos y firmes, y ambas caras del cuerpo, de adelante y de atrás, paralelas. Asegúrate que las caderas no giren hacia el techo. En vez de eso, la cadera de abajo (derecha) debe resistir hacia atrás contra el jale y la elevación de la pierna de arriba. La meta es abrir el frente de la pelvis, no torcer el torso hacia arriba. Extiende los brazos, piernas y columna y gira la cabeza para mirar hacia arriba. Sostén durante 30 segundos, luego baja la pierna, coloca la mano izquierda en el piso y regresa a Adho Mukha Svanasana. Repite del otro lado.

Texto: Paul King. Modelo: Chantal Gómez Jauffred
Ambos profesores de Practica Yoga en Guadalajara. Visita su website para enterarte de los talleres que ofrecen.
www.practicayoga.com.mx