Yoga en el tratamiento de adicciones y trastornos de la conducta alimentaria

Yoga en el tratamiento de adicciones y trastornos de la conducta alimentaria

La investigación y la publicación de experiencias exitosas en diversos países sobre la aplicación de la práctica del yoga en la prevención primaria y secundaria de diversas condiciones clínicas ha contribuido a que en la actualidad el yoga se utilice como una práctica complementaria en el tratamiento de diversos trastornos clínicos.

Aunque esto no es un tema muy abierto todavía, en las últimas décadas, la práctica del yoga se ha utilizado exitosamente como un complemento en el tratamiento de adicciones y trastornos de la conducta alimentaria.

La dificultad para estar presentes se manifiesta de manera extrema en las personas con adicciones, para quienes su estado habitual es el de constante expectación, ansiedad, angustia y contínuo pensamiento en el próximo consumo.

El Yoga nos ofrece un enfoque que puede ser utilizada ante esta situación.

–       En el segundo aforismo del primer capítulo de los Yoga Sutras de Patanjali, el Yoga se define como “yoga chitta vritti nirodha” que significa: “yoga es el cese o la suspensión de las fluctuaciones mentales”.

–       En otro importante tratado, el Hatha Yoga Pradipika, el yoga se define como “prana vritti nirodha”, que significa aquietar las fluctuaciones de la respiración”.

–       Por otro lado, en el Bhagavad Gita se dice “Una llama no oscila cuando no sopla el viento”.

Estas tres citas nos resumen uno de los propósitos centrales del Yoga: lograr un estado de tranquilidad y atención consciente que trascienda los vaivenes de la mente habitual, buscando alcanzar una paz interior consistente.

La práctica regular de asanas, pranayama, meditación y relajación profunda, se vuelve una herramienta muy útil para combatir la ansiedad, la depresión, la prevención de estrés relacionado al trabajo y la mejoría del estilo de vida en general. Por otro lado, la práctica regular de esta disciplina disminuye la ansiedad de consumo (“cravings”), mejora el estado físico en general, aumenta la capacidad de concentración, disminuye las conductas automáticas e impulsivas y favorece el cambio hacia un estilo de vida saludable.Temploo

A medida que la persona comienza a conocer su cuerpo, empieza a entenderlo y aprende a reconocer lo que éste necesita; se da cuenta de que no debe complacer de inmediato las demandas de su cuerpo, y que vale la pena hacer un poco de esfuerzo disciplinado para obtener al final de la práctica una sensación de relajación y bienestar profundo.

temploo

Con la práctica regular de yoga, se van descubriendo nuevas posibilidades de obtener un placer sano; e incluso se logra un sentimiento de satisfacción profunda al poder hacer posturas que son estéticamente bellas y físicamente retadoras. Gradualmente se comienza a transformar la imagen que el practicante tiene de sí mismo, desde afuera hacia dentro.

La práctica continua nos brinda conciencia y aceptación corporal, amor propio, confianza en sí mismo, aumento de la determinación, canalización de energía, aumento de la fuerza de voluntad, calma y relajación mental; entre muchos otros beneficios que se ven directamente relacionados con la mejora en los tratamientos de las adicciones.

Por Fernanda Noriega.