Yoga en tiempos de elecciones

Yoga en tiempos de elecciones

Yoga en tiempos de elecciones

Si tú crees que eres un Ser Iluminado, te reto a pasar un día escuchando noticias sobre las elecciones en México.

Todos hemos experimentado los efectos y estragos de un proceso electoral en México- entre la guerra sucia, los spots on repeat (¿te suena “Movimiento Naranja, el futuro está en tus manos…”?) en todos los medios de comunicación, memes, el tema que se toca hasta en comidas familiares y hasta la basura post-elecciones.

Sabemos que, en México, la política se rige por valores (¿o anti-valores?) que benefician a pocos, sin embargo, creo que es importantísimo entender que no es el exterior lo que conforma nuestro mundo, sino nuestro interior. Nuestro estado mental es lo que vamos a proyectar hacia afuera, y todo lo que nos moleste o estemos en desacuerdo, es parte de nuestro karma colectivo y personal.

El activisimo político y yoga.

La filosofía de yoga habla sobre que nuestro cuerpo, situación económica, lugar de nacimiento y hasta relaciones humanas, son producto de karmas pasados acumulados. Nada es coincidencia y todo lo que vives -incluyendo la situación política actual- es un maestro y herramienta para quemar karmas pasados y eventualmente llegar a la liberación del samsarao rueda de sufrimiento. El hecho de que hoy vivamos un ambiente político sin pies ni cabeza y que estemos tal polarizados como sociedad, nos habla de un karma colectivo que debemos afrontar personalmente y desde ahí, crecer como sociedad.

No existe yoga sin no nos involucramos políticamente. Mis maestros dicen que ser activista político es parte fundamental de una práctica de yoga. Ahora, no pienses en pancartas, marchas e irrumpir en el Congreso, piensa ser activamente político en el sentido de involucrarte en tu sociedad, en la toma de decisiones, en ayudar a tu vecino, actuar ante las injusticias humanas, animales y ambientales, plantar árboles, informarte y sobre todo: VOTAR.

Pero, ¿cómo pueden votar por un candidato que no es el mío si es tan obvio que los otros son de lo peor?

Patanjali nos habla de algo muy interesante en los Yoga Sutras (ver Psicología de Yoga de Ramamurti S. Mishra):Vastu-samye citta-bhedat tayor vibaktah pantah.

Esto, se puede traducir a: Un mismo objeto tiene diferente significado dependiendo la persona y su estado mental. El mundo es una proyección de lo que tenemos dentro.

Personalmente, creo que esta es una enseñanza valiosísima en cuanto al desapego de mis creencias políticas y el creer tener la razón (¡EGO ALERT!).

Gran parte del hartazgo político y del rechazo que nos genera el proceso electoral, es el escuchar a la gente defender a un candidato hasta la muerte y la intolerancia que se genera a las ideas distintas a las nuestras. El creer que hay un ellosy un nosotros, se crea una separación que traerá más conflicto. Recordemos que la palabra yogasignifica unión, y como practicantes de yoga y agentes de cambio, es nuestro deber respetar los distintos puntos de vista que existen en estos tiempos.

Es muy fácil reaccionar ante provocaciones cuando nuestras pasiones son las que nos nublan el juicio, pero como Krishna le dice a Arjuna en el Bhagavad Gita, “aquel que abandona sus pasiones, controla su mente”.

En todo siempre habrá pensamientos polarizados, opiniones distintas y creencias fundamentadas en experiencias y condicionamientos. Si algo nos enseña la práctica de asanaes que el cuerpo y la mente se vuelven flexibles mediante la práctica constante y que es posible lograr posturas que jamás imaginaste – incluso aquella de respeto a la opinión ajena. Mis maestros dicen que al comenzar en un camino espiritual como yoga, dejas de ser una persona común y corriente, pues ves al mundo a través de los lentes de tus maestros y sus enseñanzas; dejas de ser “normal” para convertirte en excepcional; dejas de ser reactivo y empiezas a ser receptivo.

Recuerda que el respeto y compasión a los demás es clave en el camino espiritual. Lo que tú hagas en el presente va a construir tu futuro. Yo te invito a meditar y pensar realmente qué es lo que quieres en tu futuro y con qué bloques lo vas a construir. Respeto, compasión, amor, amistad y comprensión o bien, intolerancia, inflexibilidad de pensamiento, necedad, odio y rechazo.

Pon en práctica tus enseñanzas, honra a tus maestros dentro, pero sobre todo, fuera de tu tapete.

Namaste.

Por Olga Barroso.